La Plazuela en las redesVideos de La Plazuela

Exposición de enseres antiguos a modo de museo etnográfico en Palazuelos

Con esta expresión sugerente el autor de esta recopilación quiere mostrar, a modo de conclusión a la vez que de proyecto, el resultado digno y bello de conservar, valorar y exponer en una especie de museo etnográfico los enseres viejos y antiguos con los que las gentes de la vieja Castilla y de España obtenían de la tierra su sustento.

El espíritu de la recopilación lo expresa de forma elocuente este poema que el autor compuso en el lenguaje rural de la zona, para la exposición que ha tenido lugar en su pueblo con ocasión de la Semana Cultural del 21 al 27 de agosto del 2023 en Palazuelos.

El propio marco en que tal recopilación se expone habla del carácter recuperador, restaurador y transformador que este matrimonio ha dignificado un espacio lleno de corrales y ruinas en un espacio acogedor, sorprendente y muy digno para tales efectos.

La exposición consta de cinco secciones: tres al aire libre sobre las paredes y dos en el interior de un techado transformado.

Al entrar al recinto se puede apreciar un estupendo conjunto de zona verde, vivienda y frontón que muestra la visión transformadora y dignificadora del matrimonio Mabel y José Luis. Se puede apreciar cómo estaba y cómo está en una selección de fotografías expuestas en la sala de arte.

En la segunda sección recoge los aperos de labranza y otros con los que, por generaciones, se ha abierto y adobado la tierra con el fin de entregarle las preciosas semillas en que depositaban su confianza de poder recoger la deseable cosecha.

Arados, vertederas, rejas, yugos, gradas, rastras y otros dan fe de cómo se aplicaban las gentes en esta ardua tarea de labor.

Una tercera sección está dedicada a exponer los útiles y herramientas que se usaban en las múltiples tareas de la recolección: hoces y zoquetas para segar las mieses, albardas y amugas para acarrear la cosecha a la era, trillo, horcas, cribas y costales para conseguir aplicar los granos en la cámara superior de las casas; tras moler el grano con esa harina se procedía a amasar el pan en la artesa, con lo que concluía el ciclo laboral agrícola. 

Creo procedente añadir que esta sección se encuentra expuesta en el espacio en que había dos cortijos para cochinos y que en la actualidad alberga un aljibe de 25m3 que recoge el agua de las escasas lluvias.

Cruzando la pista del frontón se llega a una casita que alberga las dos últimas secciones y que anteriormente había sido leñera, techado para gallinas, conejos, cerdos, y que ha sido arreglado durante el tiempo de la pandemia.

En la planta inferior, en paneles de madera, están expuestos una recopilación de los muy diversos enseres que eran fundamentales en las labores complementarias a las tareas del campo: útiles de carpintería, fontanería y la sección del herrero que era esencial para herrar las mulas, confeccionar bisagras, quicios, cerrojos, clavos con los que unir el maderamen de las casas y también otro panel dedicado a los tiros y enganches para aplicar la tracción animal. Son igualmente llamativos los paneles dedicados a los útiles para la leña y el ganado, la matanza del cerdo así como la exposición de las ollas en que se guardaban, bajo llave, los productos de la matanza. 

Mención aparte quiero hacer del apartado para la obtención de la miel: con tan sencillos pero funcionales útiles, nuestra familia por tres generaciones, ha obtenido el dulce néctar de las flores gracias a las laboriosas abejas.

A la sala superior se accede por una escalera a través de un portón, allí la vista y el espíritu se explayan contemplando los numerosos cuadros de diversa temática pintados por Mabel Gelabert con diferentes técnicas y sobre múltiples soportes. Además una secuencia de fotografías manifiesta la memoria de lo que había sido y en lo que ha venido a ser gracias a la dinámica bendecida por Dios desde los años 90 hasta el presente y… aprovecho la ocasión para exponer mi sueño de ir transformando los muchos espacios derruidos que hay en la que fue “villa de Palazuelos” en un conjunto de zonas verdes que lucirán esplendidas en lo que ahora es un barrio anexo de Sigüenza y que con la ayuda de Dios ya estoy realizando ahora y confío que sea un objetivo motivador para propios y ajenos.

Mabel y José Luis expresan su gratitud por vuestra amable atención y os invita para que os gocéis visitando está recopilación índice y exponente de “La belleza del vivir”.

La entrada es gratuita y para concertar visitas llamar a este peculiar museo de Palazuelos llamar al 660598001.