II Festival Segontia folk 2014

La Asociación Profesional de Empresarios Seguntinos (AES) y el Ayuntamiento, presentaron este año tres conciertos y el “XXVII Certamen de Dulzaina y Tamboril José María Canfrán”. Decidí acudir a los cuatro eventos y ha resultado una buena idea, pues los he disfrutado mucho. También he guardado el recuerdo que me propongo compartir en estas líneas.

Castijazz: Arrancó con la “Entradilla Segoviana” para situarnos en su quehacer musical. Carlos Soto es el artífice de la formación y tanto con la flauta como con el saxo conduce al grupo al clímax en sus interpretaciones. Sus músicos cambian de instrumentos con facilidad y una gran calidad interpretativa. De Carlos, lo que no me gusta es su voz, prefiero de lejos la de su compañera María Desbordes; nítida, cristalina y natural. Su base de arrancar de un sonido típicamente castellano para jugar con toda la música, se mostró, por ejemplo, en un romance acompañado con un “sitar” hindú, y es que al guitarrista no se le pone nada por montera. Con las notas del clásico “Pingacho”, de Cogeces del Monte, tramaron una “Tarantela” genial, a la vez que los músicos iban siendo presentados. En conjunto hicieron lo que indica su nombre; bailar la jota y el jazz. Con la sala a rebosar, hubiéramos salido bailando de no haber butacas.

Hexacorde y Vanesa Muela: Es una formación tan buena como la anterior y que también juega entre sonidos tradicionales castellanos y los de cualquier parte del mundo, pero apoyándose de firme en la dulzaina o el pito castellano que, en perfecta armonía con la flauta travesera, el saxo o el clarinete, hicieron un repertorio donde siempre queda la música de “raíz”. A Vanesa Muela le basta el acompañamiento de los pitos de las manos del público para cantarse una cantiga sefardí, pero participó con el resto sumando sus percusiones y su voz tan característica, afirmada y aprendida desde la infancia, un valor seguro. Rafael Alonso, flauta, y Fernando Llorente, dulzaina, pito o clarinete, forman el armazón del barco donde el resto de músicos se acoplan con fuerza y sabiduría. Héctor López, en cualquier momento, dejaba la batería para soplar el clarinete y doblar con Fernando o se destacaba en un solo con aires de música “klezmer”. La sala, a rebosar, volvió a vibrar y a danzar (en la butaca).

Cantigas de Sefarad: Trío formado por Pilar Cubero y los hermanos Baleta. Después de las explosivas actuaciones anteriores, fueron los encargados de conducirnos al viaje musical “El Camino Sefardí” con el mismo sosiego que un barco a vela por el Mare Nostrum en calma. Los hermanos se encargaron de acompañar las obras con vihuela de mano, laúd, vihuela de arco y percusión básica. De maneras dulces, suaves, recogidas, dejan a Pilar que destaque con su voz de soprano, medida, cuidada y con técnica clásica que, sin embargo, no me convenció para este tipo de repertorio; me parecieron más idóneas las voces de María y Vanesa, que también cantaron las piezas sefardíes: “La Rosa Enflorece” ( María con Castijazz) y “Las Tres Clavinas del Enamorado” ( Vanesa con Hexacorde). Se trató de un concierto más didáctico y rico en los pequeños detalles, sutilezas que muchas veces no percibimos.

XXVII Certamen de Dulzaina y Tamboril José María Canfrán: Cita tradicional en el día de San Vicente. Este año me ha resultado de trascurrir lento, con un presentador cansino y poco vibrante, voz flaca, monótona y nostálgica (creo que la locución no es su fuerte…). Ocupó demasiado tiempo que debería haber sido música. Abrieron los “Dulzaineros de Segovia y Cuéllar” con buen hacer. Los “Dulzaineros de Sigüenza”, hermosamente uniformados, presentaron buenos palos y ganas. También sus reconocimientos a Nacho Amo, como folklorista, Juan Antonio Martínez Gómez Gordo y a destacados dulzaineros: José María Canfrán, José María Silva Naveros y Pepe Palau Ruiz. Los “Dulzaineros de Campos” (Palencia) que, en mi opinión estaban cansados, aportaron poca cosa. Pero en el postre estaba la guinda y “Garrofera Borda” (algarrobo gordo) de Foios (Valencia) fueron otro tocar; más, mucha más música, trabajo, investigación y dedicación. Se manifestó de inmediato llenando el aire de brisa fresca. Pudimos escuchar, por ejemplo, un arreglo sobre una obra de Michael Praetorius (siglo XVI), o bien, otra pieza de origen balcánico con aires gitanos: y es que la dulzaina puede sonar fuerte (lo habitual), medio fuerte (no tan frecuente) o piano (lo raro) y hacer un guiño a obras de cualquier época o país, como puso de manifiesto este gran grupo.

Lo dicho, a seguir disfrutando de la música local y foránea con las miras bien altas para siguientes ediciones.

Sajor

Escribir un comentario
Para hacer un comentario escribe tu nombre y correo elecrónico (este último no se mostrará publicamente). No se pueden incluir enlaces dentro de los comentarios. El mensaje no aparecerá inmediatamente sino después de su aprobación por parte del administrador con objeto de evitar el spam

Back to Top