Sáb12152018

Last updateVie, 01 Feb 2019 5pm

Back Está aquí: Home dciencia

El monte en peligro

El pasado 16 de julio se cumplían 12 años del comienzo del incendio de La Riba de Saelices. La trágica historia comienza por culpa de la estupidez de unas personas que se empeñaron en realizar una barbacoa a pesar de que fueron advertidos para que no la efectuaran por el fuerte viento que hacía. Consecuencia, murieron 11 personas pertenecientes al retén contra incendios de Cogolludo y se quemaron 12.887,37 ha, o como dicen mucho en televisión el equivalente a 25.774 campos de futbol, de las cuales 12732,73 fueron de masa forestal. Este incendio permaneció activo desde el día 16 hasta el día 20 y no fue considerado sofocado totalmente, por miedo a que los rescoldos pudieran volver a activarlo en algunos lugares, hasta el día 2 de agosto, según fuentes del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Estos antecedentes son importantes porque estamos en el mes de agosto, que es históricamente el mes donde se alcanza el número máximo de siniestros, seguido de julio y septiembre. Pero sobre todo porque si tomamos los datos de la última década (2001-2010) de los 170.822 incendios que se produjeron en España más del 78% fueron causados por personas. Para ser más exactos 93.489 fueron intencionados, 39.825 causados por negligencias como la de los excursionistas de La Riba de Saelices, 26.267 por causas desconocidas (aquí puede que más de uno tengan como causa la mano de los seres humanos), 7.499 causados por rayos y 3.742 por reproducción de fuegos que se creían extinguidos. Por lo tanto, y con estos datos, creo que es muy necesario que nos sensibilicemos sobre el peligro que podemos generar no solo al medio ambiente sino también a la vida de muchas personas. Siguiendo con los datos en esa década (2001–2010) por culpa de los incendios forestales en España fallecieron 68 personas, 51 miembros del personal de extinción de incendios y 17 ciudadanos ajenos al personal de incendios. La mayoría de estas 17 personas fallecieron intentando huir del incendio o atrapados en sus viviendas como ocurrió en los incendios de Riotinto (Huelva) en 2004 o Arenas de San Pedro (Ávila) en 2009.

Recordar que los incendios accidentales se originan a partir de colillas, vidrios abandonados que hacen efecto lupa, barbacoas, incendios en viviendas cercanas al monte, quema de rastrojos, fuegos artificiales,… Es importante tener mucho cuidado donde aparcamos el coche ya que la alta temperatura que alcanza el catalizador puede provocar que si hay hierbas debajo de nuestro vehículo estas comiencen a arder.

Consecuencias del incendio de la Riba de Saelices en 2005

Debemos recordar que el monte es vida, en él viven árboles, arbustos, pequeñas plantas, animales y hongos. Y no solamenteviven en él, sino que necesitan de él para vivir. Cuando ha pasado un incendio por el monte el silencio se apodera de él, os puedo asegurar que es espeluznante esa sensación de muerte, ese silencio denso que se siente en un monte arrasado por el fuego porque todos los animales han desaparecido y ni siquiera quedan hojas por las que el viento pueda silbar ya que las plantas, arbustos y árboles ya no están. En poco tiempo se ha destruido lo que la naturaleza ha tardado tantos años en crear. La regeneración de un bosque después de un incendio está estimada en 130 años de media.

Y no todo termina cuando el fuego ha sido apagado, las funestas consecuencias de un incendio forestal perduran muchísimo tiempo y no solamente en el lugar donde se ha producido sino también en zonas más o menos cercanas al lugar siniestrado. Pensar que con el fuego aumenta tanto la temperatura del suelo que mata a todos los microorganismos que vivían en él y la materia orgánica ya no se transforma y el suelo pierde fertilidad con lo que es más difícil que vuelva a crecer el bosque. Se ha eliminado toda la vegetación que sujetaba el suelo y cuando llueve tras el incendio el agua corre con más facilidad por la superficie, arrastrando el suelo y las cenizas; estas son arrastradas y terminan en arroyos y ríos llegando a contaminarlos y eliminando mucha fauna y flora de esos ríos. Además esas  lluvias pueden provocar deslizamientos de tierras que pueden afectar a poblaciones o construcciones cercanas.

Recordar que si os encontráis en medio de un incendio forestal nunca debéis huir ladera arriba, salvo que esté muy despejado, ya que si hay combustible el fuego corre más que nosotros. Tampoco huiremos por una vaguada, el fuego sube por ella como por una chimenea y a gran velocidad. Lo que haremos será intentar bordear el fuego buscando un punto con menos fuerza para pasar a un claro o una carretera.

Para finalizar quiero que este articulo sea un homenaje a todas las personas que año tras año combaten los fuegos forestales (agentes forestales, bomberos, retenes, voluntarios, etc.). Gracias de corazón por vuestro

Celebrado en Sigüenza el VIII Encuentro Geológico de Castilla-La Mancha

El sábado 20 y el domingo 21 de mayo se celebró el octavo VIII Encuentro Geológico de Castilla – La Mancha organizado por AEPECT en colaboración con la Universidad de Alcalá, la Dirección Provincial de Educación, Cultura y Deportes de Guadalajara, el Ayuntamiento de Sigüenza. la Diputación provincial de Guadalajara y el Centro Universitario Cardenal Cisneros.

De las numerosas posibilidades existentes en la provincia de Guadalajara hemos seleccionado el anticlinal de Riba de Santiuste (Figura 1) y el Parque Natural del Barranco del Rio Dulce, que reúne una notable riqueza natural entre la que destaca su Geodiversidad y la presencia de numerosos puntos de interés geológico.
 

El programa del octavo VIII Encuentro Geológico de Castilla – La Mancha incluyó las siguientes actividades:

Sábado 20 de mayo de 2017

Conferencia: “Reconocimiento e interpretación de estructuras sedimentarias. Aplicación práctica en el Triásico del anticlinal de Riba de Santiuste (provincia de Guadalajara)” impartida por la Dra. Yolanda Sánchez Moya (Profesora de la UCM y del Instituto de Geociencias CSIC-UCM).

10:30 a las 17:00 h.: “Itinerario por el anticlinal de Riba de Santiuste”. Responsables: Dr. Alfonso Sopeña (Instituto de Geociencias CSIC-UCM) y Dra. Yolanda Sánchez-Moya (profesora de la UCM y del Instituto de Geociencias CSIC-UCM). Durante este recorrido observamos numerosas fallas activas y contemporáneas con sedimentos de carácter fluvial que se apoyan discordantes sobre materiales del Paleozoico. Sobre los depósitos fluviales se suceden sedimentos de origen marino poco profundo que representan el máximo avance hacia occidente del mar del Thetis. La buena conservación de las estructuras sedimentarias (Figura 2) y la calidad de los afloramientos de esta área, permiten reconstruir con detalle la evolución de la Cuenca de sedimentación para el comienzo del Mesozoico.

20:00 h. Taller sobre “Informando y formando a partir del Patrimonio Geológico español: un ejemplo en la Geodiversidad de la provincia de Guadalajara” impartida por Dr. D. Alberto Lebrón Moreno (UAH).

Mirador de Félix Rodríguez de la Fuente en Pelegrina.

Domingo 21 de mayo de 2017

9:00- 10:00 h. Conferencia: “El Parque Natural del río Dulce: geología y paisajes” que será impartida por D. José Francisco García Hidalgo (profesor de la UAH).

10:15-13:30. Recorrido por el Parque Natural del río Dulce. Responsables: Dr. José Francisco García-Hidalgo (profesor UAH) y Dra. Amelia Calonge (profesora UAH).

• Parada 1: Visita al centro de interpretación de Mandayona.

• Parada 2: Mirador de Mirabueno.

• Parada 3: El valle colgado de Torremocha.

• Parada 4: El mirador de Félix Rodríguez de la Fuente

• Parada 5: Cruce carretera a Pelegrina.

En total, el 8º Encuentro contó con casi 48 participantes. El trato directo con los monitores especialistas fue una de las cuestiones mejor valoradas por los participantes. Finalmente agradecer el trabajo realizado por los ponentes Yolanda Sánchez-Moya, Alfonso Sopeña y Alberto Lebrón. Asimismo, resaltar la labor realizada por los organizadores (Amelia Calonge y Mª Dolores López Carrillo) para que el encuentro fuese un éxito.

Sigüenza Starlight: por una ciudad abierta al cielo

Sigüenza tiene un indudable atractivo turístico basado en su impresionante patrimonio histórico-artístico, catedralicio, cultural, universitario y natural que deja en quien la visita regustos de todas las edades del hombre. Su estratégica situación geográfica junto al Parque Natural del Río Dulce, en una zona de alto interés geológico, ornitológico y biológico en general, hacen de ella un destino ideal para el turismo de naturaleza. Pero además cuenta con un patrimonio poco conocido: un cielo nocturno de escasa contaminación lumínica que permite disfrutar de la observación astronómica y un cielo diurno con gran cantidad de días despejados para observaciones solares y lunares. Gracias a su pasado y presente universitarios –tanto la Universidad de Alcalá de Henares como la UNED tienen sede en Sigüenza– la actividad astronómica tiene una fuerte presencia en nuestra ciudad.

No podemos vivir sólo de la historia ni queremos vivir sólo del turismo. Ni Don Bernardo ni Don Martín, ni Cisneros ni Romanones van a venir a sacarnos de esta depresión económica y poblacional. En la búsqueda de nuevos motores de actividad económica para nuestra zona se me ocurre uno que nos puede venir, literalmente, del cielo. El aprovechamiento de éste como atractivo turístico y como herramienta educativa lleva tiempo siendo un éxito en zonas de todo el mundo, como se puede ver en la web de la Fundación Starlight (https://fundacionstarlight.org), Acción Asociada de la UNESCO que cuenta con el apoyo de la Unión Astronómica Internacional (IAU) y la Organización Mundial del Turismo (UNWTO). Para lo cual deberemos asumir el compromiso de proteger el cielo nocturno con una iluminación inteligente que, además, conllevará un ahorro energético.

No estamos hablando de quimeras: Sigüenza ya está en marcha. El Ayuntamiento, a través de su concejalía de turismo, está estudiando solicitar el sello Starlight para algún paraje de la ciudad, por ejemplo en el entorno del polvorín, o para rutas con cielos de calidad especial (Barbatona, Pozancos, Pelegrina); además, en las últimas reuniones con empresarios y agentes turísticos, les ha animado a hacer lo propio con sus establecimientos –así tendríamos casas rurales o restaurantes Starlight.

El Parador de Sigüenza pretende convertirse en el cuarto Parador Starlight (ya lo son Las Cañadas del Teide, Gredos y Mazagón) gracias a actividades como veladas de estrellas, cursos y congresos de astronomía o visitas de colegiales. En las veladas de estrellas, de las cuales ya se han celebrado tres, los clientes disfrutan de la observación de la puesta de sol y el crepúsculo desde uno de los torreones del castillo, acompañados de un astrónomo, para después cenar y tener una tertulia con él y posteriormente regresar al torreón para hacer una observación de cielo oscuro. Los recorridos por las constelaciones zodiacales, circumpolares o de la Vía Láctea con puntero láser, las lunas de Júpiter, los anillos de Saturno, los cráteres lunares o los avistamientos de la Estación Espacial Internacional hacen las delicias del público.

Panel con planisferio móvil en la reserva de la biosfera de la Rioja.

Las universidades, a través de sus programas de extensión universitaria, también están en ello. La UAH ha realizado más de una decena de cursos de astronomía en verano y primavera. La UNED ofrece este verano (12 – 14 julio, en el Parador) el curso “Astronomía popular: Sigüenza Starlight”, que plantea la Astronomía como una experiencia al alcance de todos que nos sitúa en nuestro auténtico lugar en el tiempo y en el espacio. El perfil de los ponentes es variado – profesores de universidad, agrupaciones astronómicas, gestores, divulgadores y agentes turísticos– y se realizarán talleres de observación diurna y nocturna así como visitas guiadas al firmamento. La UNED y el Ayuntamiento han llegado a un acuerdo para becar a las guías municipales de turismo (https://extension.uned.es/actividad/idactividad/14283).

Primera promoción de asistentes a las veladas de estrellas del parador de Sigüenza (abril 2017)

¿El futuro? Lo que nosotros queramos. Yo veo una ciudad con paneles o puntos informativos de temática diversa (constelaciones visibles en cada estación, posición del sol y de la luna, contaminación lumínica, la sombra de la Torre del Gallo, la noche de San Vicente de 1124, eclipses, pseudociencias) en varios emplazamientos urbanos con afluencia local, turística y de colegiales (estación de tren, alameda, centros escolares, plazas, Parador). Un mirador astroturístico con bancos para recostarse e información 360º, incluso una cámara oscura en el polvorín –como en la Torre Tavira de Cádiz o Peña Cabarga en Santander– para disfrutar de una vista panorámica. Casas rurales que ofrecen veladas de estrellas, restaurantes con menú Starlight o tiendas que venden miel Starlight. Echadle imaginación.

Más respetuosos que nunca con el medio natural

Estamos ya en plena época estival y las temperaturas invitan a pasar mucho tiempo en contacto con la naturaleza, disfrutando al aire libre. Pero debemos también darnos cuenta que a la vez es uno de los períodos del año en que nuestros ecosistemas son más vulnerables. Estamos en momentos cruciales de los ciclos reproductores de la mayoría de las especies silvestres y por ese motivo debemos de ser muchísimo más respetuosos que nunca con el medio natural.

Dando por supuesto que debemos tener un especial cuidado, en nuestras actividades al aire libre, para no provocar ningún tipo de incendio forestal, hay otras cosas que no debemos hacer, sobre todo porque la mayoría de las personas las hacen con buena fe, sin darse cuenta que no están actuando de la forma más correcta.

Mochuelo alimentando a sus crías en el suelo.

Comencemos por intentar “salvar” a esas indefensas crías que han sido abandonadas por sus padres. El error más típico es recogerlas para salvarlas de posibles predadores y de lo que consideramos una muerte segura, que en la mayoría de las veces es lo que vamos a provocar al llevarnos las desamparadas criaturitas de su entorno natural. Veamos varios ejemplos. El más habitual es el pobre pajarito que se ha caído del nido porque no sabe volar, nos lo llevamos a casa para intentar salvarlo y la mayoría de las veces termina muriéndose porque no hemos conseguido que coma o porque no hemos dado con la alimentación adecuada para la especie que es. ¿Qué debemos hacer entonces? Pues lo más lógico es dejarlo donde lo hemos encontrado ya que los padres andarán cerca y lo alimentarán aunque esté en el suelo. Solamente debemos tocarlo si vemos que corre riesgos inmediatos, como el ser atropellado porque ha caído en una calle transitada por vehículos o en un lugar que puede ser comido por perros o gatos.Si estamos en este caso lo que debemos intentar es depositarlo en un lugar seguro en las cercanías, subirlo a una rama de un árbol o a una tapia pero siempre cerca del lugar donde lo hemos hallado. Solamente debemos llevárnoslo si apreciamos alguna fractura o lesión. Otro también muy habitual es el pequeño corcino (cría del corzo) que encontramos tumbado en la sombra de algún arbusto o en algún ribazo, miramos por los alrededores y no vemos a la madre, pensamos, está abandonado. Pues suele ser un grave error porque es casi seguro que la madre no anda muy lejos aunque nosotros no podamos verla. Solo si estamos seguros de que la madre ha muerto, por ejemplo por un atropello, debemos llevarnos al pequeño corzo. Los corcinos en cautividad es muy difícil que salgan adelante y los que lo consiguen no pueden ser reintroducidos al medio natural ya que se han acostumbrado al ser humano y pierden su instinto de defensa y huida, además los machos criados en cautividad, al ser animales muy territoriales, no dudan en atacar a cualquier persona que entra en su territorio como puede ser el corral donde se ha criado.

Corcino.

Otra causa de gran mortandad entre los animales silvestres son los perros sueltos. Los perros son animales curiosos por naturaleza y si los llevamos sueltos pueden producir muertes accidentales de muchas crías, además de ocasionarnos una multa por parte de agentes de medioambiente o por el SEPRONA. Ver las leyes o normativas de cada lugar por el que paseéis con vuestro perro porque en mucho lugar llevarlo suelto está prohibido, por ejemplo en parques naturales como el río Dulce. La ley dice: “Cuando los perros que transiten por terrenos cinegéticos se alejen de la persona que va a su cuidado más de 50 metros en zonas abiertas desprovistas de vegetación, aun cuando permanezcan a la vista de la misma, o más de 15 metros en zonas donde la vegetación existente sea susceptible de ocultar al animal de su cuidador, se considerará que los perros vagan fuera del control de la persona que los vigila” (Art. 30 del Decreto 506/71, de 25 de marzo, por el que se aprueba el reglamento para la ejecución de la Ley 1/1970, de 04 de abril).

También es el momento que los pueblos se llenen con las personas que vienen a pasar los meses de más calor huyendo de las grandes ciudades. En estos días es muy importante no verter en fuentes, pilones o albercas rurales ningún tipo de producto químico así como jabones, detergentes, etc., y si se limpian en acciones como hacenderas vecinales nunca vaciar por completo el pilón para limpiarlo, sino dejar siempre al menos unos 5 cm de lámina de agua para que los animales que allí viven puedan seguir haciéndolo.

Culebra bastarda.

Es especialmente importante llevar mayor precaución durante los primeros días de calor de primavera y los últimos de verano de no pasear con niños, ni animales domésticos por zonas frescas con herbazales y zarzales cerca de muros de piedra o cerradas, ya que allí el peligro de picadura por víbora se incrementa, aunque en nuestra zona esta especie es escasísima, y la mayoría de las veces son culebras totalmente inofensivas y que comen muchísimos ratones las que son muertas pensando que son víboras (una puntualización: aunque sean víboras no hay que matarlas y recordad que la mayoría de los reptiles están considerados especies protegidas en España).

Y para finalizar la última recomendación es moderar la velocidad por las carreteras rurales para evitar atropellos. Especialmente a primeras horas de la mañana ya que se asolean en el asfalto lagartos y culebras, muchos animales con hábitos nocturnos vuelven a sus refugios después de una noche buscando alimento y cruzan por estas vías y muchas aves insectívoras se lanzan al asfalto a capturas insectos; y en noches mucho cuidado con los atropellos a animales que son cegados o asustados por los faros de los coches y cruzan o se quedan inmóviles en la carretera y especialmente en las noches lluviosas ya que por estas carreteras transitan salamandras, sapos y ranas.

Aves protegidas: vencejos, golondrinas y aviones

Me comentan unos amigos que este año, al igual que el año pasado, alguien se está encargando de destrozar continuamente el nido que intenta construir una pareja de golondrinas en la calle del Portal Mayor. Lo primero que viene a mi mente es tristeza por la ignorancia de quien está realizando esa acción y después reflexiono sobre donde ha quedado el respeto que se ha tenido a golondrinas, vencejos y aviones desde tiempos inmemoriales por las gentes que habitaban los pueblos y ciudades de España. Respeto que se han ganado a pulso, estas pequeñas aves, siendo durante siglos nuestras aliadas combatiendo a los millones de insectos que pueblan nuestros campos y pueblos.

También medito la posibilidad de que fueran estas aves las que enseñaran o inspiraran a nuestros antepasados a construir utilizando el barro y la paja, más conocido como adobe (nada que ver con la empresa de software). Y al final llego a la conclusión que sí sabemos que durante siglos estas aves han sido respetadas y cuidadas por los humanos y lo sabemos gracias a la tradición popular y a las loas de poetas y escritores de todos los tiempos.

Golondrina en su nido.

La tradición popular española dice que una golondrina que entra y vuela por una casa es un augurio de buenas noticias; en la tradición cristiana española son las golondrinas las que aún guardan señales del luctuoso suceso de la crucifixión de Cristo y las manchas rojizas de su pecho son huellas de la sangre de Cristo cuando intentaron quitarle las espinas de la frente, procedentes de la áspera corona, para aliviar el dolor de Jesús. Quien no conoce el famoso poema de Gustavo Adolfo Bécquer: “Volverán las oscuras golondrinas /en tu balcón sus nidos a colgar, / y otra vez con el ala a sus cristales/jugando llamarán…” o el bello poema de Miguel de Unamuno, sobre los vencejos: “…¡Vencejos inmortales, /alados hijos de natura fuerte /heraldos de cosechas y vendimias, / mensajeros celestes, / bienvenidos seáis a nuestro cielo, /vosotros… los de siempre!”.

Estos son solamente unos breves ejemplos de la consideración que durante siglos se ha tenido por estas aves que las gentes de nuestro tiempo, urbanitas en su mayoría, han perdido. Quizás por un terrible desconocimiento de lo que estas aves representan para nosotros los humanos.

Desde aquí quiero intentar explicar, de forma breve, porque estas aves durante siglo han sido nuestras compañeras más preciadas y esperadas con la llegada del buen tiempo. Conviene recordar que golondrinas, aviones y vencejos se alimentan de una gran cantidad de moscas y mosquitos. Como ejemplo, en la dieta insectívora de la golondrina, las presas más consumidas son moscas y mosquitos, aunque también caza hormigas voladoras, avispas, chinches y pequeños escarabajos. Suele comer unos 60 insectos a la hora, unos 850 insectos diarios, esto equivale a unos 310.250 insectos al año. Lo mismo es aplicable con ligeras variaciones en el número de presas a aviones y vencejos. Imaginemos por un momento nuestros cielos sin estas aves, serian nubes de insectos sobre nuestras cabezas que deberíamos combatir a base de insecticidas, es decir de veneno, que caería sobre nuestros alimentos y cursos de agua envenenándolos.

Avión común en su nido.

Para finalizar la triste noticia es que las poblaciones de estas aves están disminuyendo de forma alarmante, las poblaciones de vencejos, aviones y golondrinas se han visto muy afectadas por el uso de pesticidas y la destrucción del hábitat, si a esto le añadimos que el diseño de los edificios actuales carece de lugares adecuados para nidificar y los edificios antiguos se caen derruidos o están siendo sustituidos por otros nuevos, la cosa de encontrar un lugar donde traer al mundo las nuevas generaciones se les está complicando mucho. Por otra parte, en las rehabilitaciones de los edificios históricos o monumentos muchas veces no se tienen cuenta criterios adecuados para que estas aves encuentren lugares de nidificación idóneos o se destruyen las colonias con total impunidad.

Y por todo esto son aves protegidas por las leyes europeas y nacionales (Directiva Europea de Aves 2009/147/CE y Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial RD 139/2011). Además, la legislación ambiental nacional española protege a las crías y los huevos, y prohíbe expresamente “la destrucción o deterioro de sus nidos” o “la destrucción del hábitat” (Ley 42/2007), de manera que si se destruyen los nidos se estaría cometiendo una infracción “grave”, sancionable con multas de 5.001 a 200.000 euros.

Todos los que respetamos la naturaleza esperamos que esas personas que se dedican a hacerles la vida imposible a nuestras amigas aladas recapaciten un poco y piensen en el bien que nos hacen estas aves, o como mínimo que piensen en la multa que les puede caer por destruir el nido.