Mié06032020

Last updateMié, 03 Jun 2020 5pm

Back Está aquí: Home dcultura El Centro de la Vihuela de mano y la guitarra española "José Luis Romanillos"

El Centro de la Vihuela de mano y la guitarra española "José Luis Romanillos"

Figura 1: interior del Centro de la Vihuela de Mano y la Guitarra Española “José Luis Romanillos”

La inauguración del Centro de la Vihuela de Mano y la Guitarra española “José Luis Romanillos” en la universitaria Casa del Doncel de Sigüenza (Guadalajara) ocurría el 2 de noviembre de 2009 y, desde entonces, tiene el innegable honor de ser el primer museo de España dedicado enteramente al instrumento más auténticamente español: la guitarra española. La Colección Romanillos-Harris expuesta allí, que en la actualidad consta de 13 guitarras que abarcan desde el siglo XVII al XX, lleva detrás una importante labor de búsqueda y recuperación de piezas que comenzó en 1964. Con la ayuda de paneles se realiza un recorrido completo por la historia de la violería [el término violero-ía se trata en el punto 3] y, junto a la exposición, se halla una reproducción del taller de Santos Hernández (1874-1943), uno de los violeros más afamados de la historia, que hizo guitarras para Sainz de Maza y Andrés Segovia, entre otros. En este rincón, a través de su correspondencia, documentos, utensilios, sistema de encolado de piezas, etcétera, se recrea su lugar y método de trabajo. Con este proyecto, tras el cual José Luis Romanillos llevaba 25 años, se pretendía crear un lugar dedicado a ofrecer también cursos de formación, restauración, seminarios y conferencias, así como actividades de concienciación para niños. Al final, su maestría le ha llevado a organizar cursos prácticos de construcción en importantes festivales internacionales, actividad iniciada en 1984 en Zürich y que en la actualidad tiene como referencia internacional a Sigüenza. Es muy famosa su exposición de “Guitarras Antiguas Españolas” en Alicante, inaugurada el 20 de abril de 1990 que, también de forma muy pedagógica, pretendía reflejar la evolución de este instrumento desde la perspectiva del constructor. Esta exposición contó con cerca de un centenar de guitarras construidas entre el siglo XVII y mediados del XX, procedentes de museos y colecciones privadas de Escocia, Inglaterra, Madrid, Barcelona y Málaga. Gracias a Romanillos y a su gran labor, se puede tomar conciencia de la fase más vital en la historia del instrumento: la transición desde el modelo de guitarra de principios del siglo XIX (se distinguen los constructores como Pagés y Lacôte) hasta la guitarra romántica que surge en la Península Ibérica gracias, sobre todo, a Antonio de Torres (1817-1892). Ya lo dijo Cristina Bordas en la revista Doce Notas: “¿Qué pasa con los instrumentos históricos de los cuales no nos han llegado apenas ejemplares? ¿Cómo podemos acercarnos a los gustos musicales y a las prácticas de talleres de épocas pasadas? Sin duda a través de la documentación de archivo, intentando reconstruir las tradiciones de los talleres, la enseñanza práctica transmitida por los violeros y guitarreros en distintas épocas (…) Los retos en la investigación sobre instrumentos históricos está en conocer ciertas cuestiones básicas que nos permitan analizar después los documentos y los instrumentos, e incluso construir modelos basados en un cierto grado de fiabilidad.”1

 

Figura 2: José Luis y Marian presentando uno de sus libros

 

La obra de la casa Romanillos-Harris

En este proceso, Romanillos y su esposa Marian Harris, han dedicado mucho tiempo a la redacción de tres libros principalmente: Antonio de Torres: Guitarrero, su vida y obra (1987), The Vihuela de Mano and The Spanish Guitar (2002) y Making a Spanish Guitar (2013). El primer libro, realizado tras una meticulosa investigación, no sólo describe la vida y obra del creador Antonio de Torres, sino que también aporta datos reveladores sobre la historia del instrumento. Torres, “apoyándose en la tradición y con la intuición y un conocimiento certero de la calidad de las maderas, creó una simpatía natural del instrumento, reduce el consumo de energía de las cuerdas y al mismo tiempo produce la resonancia baja y profunda característica de la guitarra española”.2 El segundo libro es un auténtico regalo documental para los historiadores de los instrumentos de cuerda y una guía perfecta para propietarios, coleccionistas o simplemente aficionados que contiene por orden alfabético los datos biográficos y profesionales de cada uno de ellos. Por último, el tercer libro es un relato de su experiencia haciendo guitarras donde define y desarrolla su propio método, con el fin de que futuros lectores puedan construir sus propias guitarras. Como dijo Cristina Bordas en un artículo, gracias a la documentación que este matrimonio ha recogido “podemos afianzar cuestiones como la terminología exacta de los instrumentos y sus partes, conocer los materiales precisos, las herramientas, la tecnología y las novedades científicas aplicadas en los talleres, las tradiciones de las distintas escuelas de construcción, y las sagas familiares y corporativas como vías de difusión de saberes, conservadoras de rancias tradiciones y, a la vez, impulsoras de innovaciones que fueron asumidas por los creadores musicales contemporáneos.”3

Figura 3: guitarra latina y cítara

 

La guitarra española

Se trata de un instrumento que, en palabras de Romanillos: “los españoles hemos diseñado y regalado al mundo; ahora la llaman clásica y todo el mundo la ha copiado y, nosotros, que la hemos criado, no sabemos apenas nada de su procedencia ni de su construcción.”4 En la entrevista que nos concedió, reivindica para su profesión el vocablo violero –no lutier ni sólo guitarrero, pues ha hecho laúdes, mandolinas y cémbalos–, pues “ésa es la definición correcta de alguien que construye instrumentos musicales de cuerda punteada”. Romanillos ha dedicado su vida no sólo a la construcción de instrumentos, sino a la organología instrumental, es decir, a la historia, desarrollo, divulgación y construcción de estos órganos físicos que producen música, porque “la música y su historia ya están escritas, pero no ocurre así con la de la construcción de los instrumentos que la generan, y es a esa parte a la que nos dedicamos Marian, mi esposa, y yo.”5 El origen de la guitarra española –de qué instrumento proviene o a qué cultura habría que atribuirle su creación– es un tema complejo, por la escasez de datos históricos y documentales, que los musicólogos y expertos han intentado descifrar en los últimos siglos. Respecto a la evolución organológica y del repertorio, unos autores dicen que durante una época se llamaba vihuela y guitarra al mismo instrumento; otros señalan diferencias en el repertorio: culto y refinado para la vihuela; popular y tosco para la guitarra. En las antiguas civilizaciones de Oriente Medio encontramos instrumentos musicales de cuerda construidos de manera primitiva pero la mayoría de los estudios sitúan la aparición de la guitarra española en los reinos hispánicos entre los siglos XIV y XV, siendo adoptadas enseguida sus formas por el resto de países europeos. Se podrían destacar dos hipótesis: la de que procede de las formas musicales grecolatinas y cristianas que llegaron por el sur de Europa a la Península Ibérica (origen en kithara primitiva a la que se añade un mástil imitando a la pandura o laúd griego) y la que defiende que proviene de las culturas árabes y musulmanas que entraron a la península por el norte de África (evolución del barbat y el tonbur al laúd árabe y la guitarra morisca, considerada el precedente más directo de la guitarra española y denominada como kithara por los árabes, término que adoptarían los cristianos españoles). Pero teniendo en cuenta la constante mezcla de culturas durante la etapa medieval en la Península Ibérica parece lógico pensar que la guitarra, más que un instrumento de raíces únicamente europeas o árabes, debe ser considerado un instrumento nacido de la fusión de ambas corrientes. Poco después aparecen los músicos populares medievales conocidos como juglares y trovadores, que acompañaban sus recitales con un sinfín de instrumentos, bien de cuerda frotada con arco (cítola, fídula) o bien tocados con púa o con los dedos (cedra, salterio). La actividad de éstos se asentará de forma permanente en los salones y capillas de castillos y palacios, donde ejercerán como músicos profesionales al servicio de nobles y reyes, siendo conocidos a partir de entonces como ministriles. Esto hizo que tuvieran que perfeccionar sus dotes artísticas y se empezaran a utilizar instrumentos de cuerda con mástil punteados con plectro (púa), como la vihuela de péñola, el laúd, la guitarra morisca o la guitarra latina.6 Las miniaturas de las Cantigas de Santa María de Alfonso X El Sabio (siglo XIII) son los documentos gráficos más antiguos que representan los antecesores de la guitarra con más precisión y frecuencia. Además, la guitarra ha estado presente en diferentes ámbitos artísticos, desde danzas (en Aragón pone de relieve el ritmo rápido y vehemente de la jota) hasta poemas, como la Adivinanza de la guitarra de Lorca o El guitarrero, propio de Romanillos para los guitarreros del curso de 1995 celebrado en Córdoba. Desde el siglo XIII aproximadamente, laúdes, guitarras y vihuelas se convertirán en los instrumentos de cuerda predominantes en los escenarios cortesanos. A partir del siglo XV los músicos cortesanos se decantan por las posibilidades técnicas del laúd y la vihuela y las guitarras serán relegadas al uso popular para acompañar canciones y bailes con acordes rasgueados. Pero a mediados del siglo XVI la nueva guitarra de cinco órdenes comienza a imponerse en el país y el uso popular se extiende entre la aristocracia, desplazando de los salones cortesanos a la refinada música de vihuela, que desaparecería en el siglo XVII. La guitarra de cinco órdenes conocerá un éxito extraordinario en países como Francia, Italia o Inglaterra y será a partir de entonces cuando comience a ser conocida en Europa con el nombre de guitarra española. El siglo XVIII fue un siglo de transición en el que la guitarra tuvo que adaptarse a un nuevo contexto artístico, dejando atrás su limitada función como acompañante y desarrollándose para poder integrarse como instrumento de concierto en la recién llegada música clásica. La guitarra barroca, con un orden más en el registro grave y una ornamentación marcada, se caracterizó por la técnica de rasgueado, que más tarde se mezclaría con punteado surgiendo lo que se conoce como estilo mixto. A principios del siglo XIX la guitarra popular en España gana terreno como instrumento solista, aunque a mediados de siglo sufrirá un retroceso por argumentos como su volumen sonoro reducido. La introducción del tornavoz7 sería una de las muchas innovaciones ideadas durante el siglo XIX para aumentar su sonoridad sin modificar su forma. Otra innovación importante fueron los peones que se ponen para adherir la tapa a los aros.8 Quien finalmente introdujo la guitarra en la era romántica fue sin ninguna duda Francisco Tárrega (1852-1909), pedagogo y artista cuyos principios técnicos tuvieron protagonismo en el desarrollo del instrumento, influencia que nos llega hasta hoy. La Guitarra Flamenca incorpora a finales del siglo XIX y principios del XX la manera refinada de usar el instrumento (destacan M. Borrull y C. Montoya), uniendo “toque barbero” (rasgueos y pulgar para acompañar normalmente el canto y baile con repertorios como jácaras) y “toque por lo fino” (uso de arpegios, trémolos y otras técnicas y con repertorios de moda como el minué). Como nos explica el gran guitarrista David Monge, existe una manera de tocar “española” en contraposición a la manera de tocar extranjera, es decir, no era diferente el instrumento (ni culto ni popular), sino la manera de usarlo. Desde la década de 1970 han visto la luz un puñado de obras fundamentales para la historia de la guitarra como la biografía que Romanillos escribió sobre Antonio de Torres. Preguntado sobre la guitarra como instrumento popular, Romanillos siempre ha dicho que la guitarra es del pueblo y que es el instrumento español por antonomasia. “La música popular española se basa en las raíces y el sentir del pueblo y así, la guitarra tal vez sea el instrumento más popular de todo el mundo.”9

José Luis y Marian

 

Las guitarras de estilo Romanillos

¿Qué tienen de especial las guitarras “Romanillos”? Su creador destaca una cualidad: la continuación de la tradición española. Torres es el que crea un concepto de construcción nuevo basado en la ligereza de la tapa, que dota a la guitarra de una sonoridad que no tenía y, siguiendo con esta tradición, las “Romanillos” destacan por esa sonoridad profunda: “Cuando una Guitarra española está bien construida, tiene una claridad en el registro agudo de la que carecen otras, fabricadas can maderas más pesadas; la guitarra como fenómeno acústico es de una complejidad enorme”, aclara el maestro. El trabajo hecho con sus manos tiene un valor material millonario pero, ya se ha dicho en varias ocasiones, su grandeza es intangible. Quienes han tocado con sus guitarras, como Carles Trepat o Ignacio Rodes, aseguran que de su caja de resonancia irradian sonidos celestiales. El mimo que ha impregnado en su trabajo explica que la marca de la casa “Romanillos” sea conocida en cualquier rincón del mundo en que se muestre un mínimo interés por la Guitarra española. Así, entre otros muchos homenajes, recibió el doctorado Honoris Causa por la Universidad de Alicante (30/06/2014), en cuyo discurso plasmó la historia de un “jovenzuelo” que emprendía un viaje a Inglaterra en 1956 y se encontraba con el deseo de tocar una guitarra que no podía pagar. En la entrevista cuenta cómo aprendió por sí mismo la organología impulsado por la curiosidad de saber cómo podía salir un sonido tan característico de un objeto tan peculiar. Además, nos habla de su nostalgia por España en su vida inglesa y, sobre todo de que, sin su mujer, Marian, no habría logrado nada. En cuanto a su hijo Liam Michael, éste continúa construyendo artesanalmente las guitarras más prestigiosas del planeta, usando herramientas tradicionales y maderas como la de abeto rojo.10

 

Valor patrimonial de la guitarra española

Lo que verdaderamente motivó a Romanillos a dedicar su vida a esto fue principalmente la falta de documentación e información sobre la guitarra española y su construcción, tanto en España como en Semley (Inglaterra), donde vivía cuando empezó. En cuanto al gran desconocimiento del instrumento, el maestro David Monge lo describía como “una mezcla de ignorancia e incultura generalizadas” “se decía en el extranjero que en España cualquiera tocaba la guitarra y los mismos españoles tenemos muchas veces esa idea”. Además, nos cuenta desde su experiencia que, cuando eres guitarrista en este país, la gente pregunta a qué más te dedicas, dando por sentado que la guitarra no es una profesión como pueda ser tocar el piano o el violín. No obstante, la gente también desconoce a nivel general la construcción y organología del resto de instrumentos y esto es algo que afecta a la música en general, que en este país nunca ha sido un arte muy cuidado a pesar de que ha habido gran tradición musical. En uno de sus trabajos, Romanillos expone que “si queremos continuar y conservar la herencia de más de cinco siglos de cultura guitarrística, tanto en su música como en su construcción, debemos fomentar la apreciación de esa herencia desempolvando todas las facetas que la envuelven.”11 Las soluciones que propone son las siguientes: la creación de un museo de instrumentos musicales entre los que se encuentre representada la Guitarra española (ya cumplido con la apertura del museo en la Casa del Doncel y con el deseo de abrir otro en Alicante), crear una fonoteca de la guitarra en todas sus modalidades, un centro de documentación sobre la guitarra que abarque igualmente todo tipo de documentación tanto española como extranjera y un centro de construcción de instrumentos musicales entre los que debe estar, obviamente, la guitarra. En cuanto a los musicólogos españoles, les pide que “presten más atención al estudio de la guitarra en todas sus modalidades, teniendo en cuenta que la guitarra es un instrumento que merece el respeto objetivo del estudioso y es digno de ser estudiado en profundidad dentro de la disciplina de la musicología y la organología.”12. El desarrollo de la vihuela de mano y la guitarra se nos ha presentado, mayormente, dejando de lado al instrumento; no se ha tenido curiosidad por el papel que juega el instrumento y su estructura como elemento fundamental en la producción del sonido. Como nos cuenta el matrimonio en la entrevista, todo lo que han luchado y siguen haciendo es “para que el pueblo español se dé cuenta de lo que tenemos, pues no recibe el reconocimiento debido”.
 
NOTAS

1 BORDAS, Cristina: “Entrevista a José Luis Romanillos y Marian Harris”, Doce Notas: revista de información musical, 37 (2003), pp.27-29

2 José Luis Romanillos en una conferencia pronunciada con motivo del primer simposio dedicado al violero almeriense Antonio de Torres el 23 de mayo de 2006.

3 BORDAS, 2003, pp.27-29

4 NAVARRETE, Nuria: “Concierto seguntino para guitarra y vihuela”, El Decano de Guadalajara, Nº 4842 (2009), pp. 18-21.

5 NAVARRETE, 2009, pp. 18-21.

6 En la época, y hasta el siglo XVIII, los instrumentos de cuerda con mástil llevaban dos cuerdas juntas por cada línea, a los que se denominaba órdenes, excepto el orden inferior, que solía ser simple. En general se afinaban al unísono, aunque en algunos casos se afinaba algún orden en octavas. (RAMOS ALTAMIRA, Ignacio: Historia de la guitarra y los guitarristas españoles, Alicante, 2005)

7 Trozo de cono metálico que se instalaba dentro de la guitarra en la boca y llegaba casi hasta el fondo. Antes de usarse el tornavoz las guitarras vivían poco, ya que el fondo estaba sometido a cierta presión por las cuñas y acababa rajándose.

8 Fue un invento español. Nos cuenta Romanillos que las guitarras francesas e italianas antiguas no usaban ese sistema y que ahora todas las guitarras modernas lo suelen usar.

9 MIR MARQUÉS, Antonio; SOLASCASAS SIERRA, Trinidad: José Luis Romanillos Vega, Marian Harris Winspear & La Guitarra Española, [Palma de Mallorca?], 2008.

10 El artículo que se encuentra en https://www.classicguitar.com/liam-romanillos-england/ describe a la perfección su trabajo.

11 ROMANILLOS, José Luis, “Pasado, presente y futuro de la Guitarra Española”, Cuadernos del Sur, VII Festival de la Guitarra, Suplemento de Cultura de Diario Córdoba, Córdoba, 16 de julio de 1987.

12 ROMANILLOS, 1987.

 

BIBLIOGRAFÍA

BARTOLOMÉ, Domingo; SANZ, Felipe; CAÑADAS, José Mª: “Entrevista a José Luis Romanillos”, La Plazuela, 18 de agosto de 2014 [en línea], https://laplazuela.net/index.php/entrevista/8970-como-no-tenia-dinero-para-comprar- una-guitarra-me-propuse-construirla [Consulta: 23 de abril de 2019]

BORDAS, Cristina: “Entrevista a José Luis Romanillos y Marian Harris”, Doce Notas: revista de información musical, 37 (2003), pp.27-29

https://www.classicguitar.com/liam-romanillos-england/ [Consulta: 7 de abril de 2019]

HARRIS, Bob: Fabricación de guitarras en España [en línea], https://lint.org/index.php/articles/81-guitar-making-in-spain [Consulta: 18 de marzo de 2019]

MARTÍNEZ, Cristina: Los tesoros de Romanillos [en línea], https://www.diarioinformacion.com/cultura/2013/05/23/tesoros- romanillos/1376769.html [Consulta: 18 de marzo de 2019]

MIR MARQUÉS, Antonio; SOLASCASAS SIERRA, Trinidad: José Luis Romanillos Vega, Marian Harris Winspear & La Guitarra Española, [Palma de Mallorca?], 2008.

NAVARRETE, Nuria: “Concierto seguntino para guitarra y vihuela”, El Decano de Guadalajara, Nº 4842 (2009), pp. 18-21.

RAMOS ALTAMIRA, Ignacio: Historia de la guitarra y los guitarristas españoles, San Vicente (Alicante), Editorial Club Universitario, 2005. https://romanillos.org/ [Consulta: 24 de abril de 2019]

ROMANILLOS, José Luis, “Centro de la Vihuela de Mano y de la Guitarra Española: Razones y reflexiones sobre su creación y cometido”, Hispánica Lyra: revista de la Sociedad de la Vihuela, Nº 10, 2009, pp. 6-9.

ROMANILLOS, José Luis: Making a Spanish Guitar, Guijosa (Guadalajara), RH Publications, 2013.

ROMANILLOS VEGA, José Luis; GIL OLCINA, Antonio: “Solemne Acto de Investidura como Doctor Honoris Causa del Sr. José Luis Romanillos Vega”, Universidad de Alicante, 30 de junio de 2014.

https://web.ua.es/es/protocolo/eventos/honoris/romanillos-vega-jose-luis-2014/doctor- honoris-causa-jose-luis-romanillos-vega.html [Consulta: 7 de abril de 2019]

ROMANILLOS, José Luis; HARRIS WINSPEAR, Marian: Antonio de Torres, Guitarrero, su vida y obra, Almería, Cajamar e Instituto de Estudios Almerienses, 2008.

ROMANILLOS, José Luis; HARRIS WINSPEAR, Marian: Exposición de Guitarras Antiguas Españolas, Alicante, Caja de Ahorros Provincial de Alicante, 1990.

ROMANILLOS, José Luis; HARRIS WINSPEAR, Marian: The vihuela de mano and the Spanish guitar, Guijosa, Sanguino Press, 2002.

ROMANILLOS, José Luis: “Pasado, presente y futuro de la guitarra española”, Cuadernos del Sur, Córdoba, 16 de julio de 1987.

 

ÍNDICE DE ILUSTRACIONES

Foto portada: Máster de Guitarra, Alicante 2013. [en línea, consulta: 23 de abril de 2019] https://www.youtube.com/watch?v=3RhdjsfYNls

Figura 1: [en línea, consulta: 23 de abril de 2019] https://laguitarrabalear.blogspot.com/2013/12/centro-de-la-vihuela-de-mano-y-la.html

Figura 2: [en línea, consulta: 23 de abril de 2019] https://laguitarrabalear.blogspot.com/2009/02/presentacion-libro- romanillos.html?view=flipcard

Figura 3: [en línea, consulta: 23 de abril de 2019] https://cantigas.webcindario.com/imagenes/albuminstrumentos/indice.htm

Figura 4: [en línea, consulta: 24 de abril de 2019] https://laplazuela.net/index.php/entrevista/8970-como-no-tenia-dinero-para-comprar- una-guitarra-me-propuse-construirla

Quiero por último agradecer si se me permite las dos entrevistas personales, por un lado, con José Luis Romanillos y Marian Harris y, por otro lado, con David Monge. Además, nombrar la ayuda ofrecida por Nacho Amo.

Bárbara Bussons Urzaiz