El Archivo de la Catedral de Sigüenza

El archivo capitular de la catedral arranca, con el obispo Bernardo de Agén, desde la reconquista de la ciudad y del histórico obispado de Sigüenza (1124). Hay ya documentos de aquel año como la donación de la reina doña Urraca y de Alfonso VII el Emperador.

Y desde entonces, han pasado nueve siglos, el archivo capitular seguntino ha continuado engrosando, en cantidad y calidad, sus notabilísimos fondos documentales.

Amén del fondo de manuscritos, este archivo se enriquece con un buen número de incunables y otros impresos históricos.

El siglo XVI fue la época de esplendor de la historia, arte y cultura de la catedral y ciudad de Sigüenza y también de su archivo capitular, que, hasta 1514, estaba en el camerino de la capilla mayor, de donde fue trasladado a la planta baja de la contaduría.

En 1909 (el gran Minguella era el obispo de Sigüenza y el historiador por excelencia de sus obispos y diócesis), el archivo capitular fue trasladado al claustro, extremo noroeste, a la capilla de San Sebastián. En 1936, durante el asedio a la catedral, un proyectil destrozó esta estancia. Acabada la guerra, se extrajeron sus fondos documentales de entre los escombros, distribuyéndose por distintos lugares del edificio catedralicio para su custodia.

Diez años después, la catedral de Sigüenza quedó espléndidamente restaurada. Pero la capilla de San Sebastián no logró una adecuada rehabilitación, aunque el archivo volvió a este lugar hasta hace tres décadas, en que fue trasladado a su actual emplazamiento, la antigua cerería, en la parte alta izquierda, al noreste, de la Sacristía de las Cabezas.

Es muy notable la colección de códices, como un trozo en latín-árabe de la Biblia, usada por los mozárabes de Sigüenza. Joya indiscutible es la llamada Collectio Seguntina de 116 decretales, de importancia capital para la historia de la Iglesia entre 1189 y 1193, única en los archivos eclesiásticos del mundo y que fue enviada por el Papa Celestino III, el 7 de junio de 1197, al obispo de Sigüenza don Rodrigo (1192-1121).

 

Felipe-Gil Peces Rata

Canónigo Archivero de la Catedral de Sigüenza

Letras Vivas Seguntinas

Sigüenza, ciudad candidata a Patrimonio de la Humanidad

 

Escribir un comentario
Para hacer un comentario escribe tu nombre y correo elecrónico (este último no se mostrará publicamente). No se pueden incluir enlaces dentro de los comentarios.

Código de seguridad
Refrescar

Back to Top