Respuesta por alusiones

En el número de marzo de este periódico he leído un artículo de opinión, firmado por D. Gregorio J. Plaza, el cual creo que es en respuesta a uno mío, que llevaba por título “De la oportunidad a la esperanza”: y digo que creo, porque el suyo hace referencia al título del mío y porque en él, a su vez, menciona al Círculo Podemos de Sigüenza; y por otro lado, me hace  dudar acerca del artículo al que da respuesta, porque de ser al mío, no hace referencia a quien lo escribe y además no reconozco mi opinión en las conclusiones que ha sacado don Gregorio, ya que o bien se lo ha leído por encima y precipitadamente, a pesar de lo interesante que le pareció, o bien desde el principio hasta el final, manipula mi opinión de forma torticera y con afán partidista.

En primer lugar y como ejemplo claro, usted en lugar de utilizar mi nombre, utiliza como firmante del artículo “un representante del Circulo Podemos”. Esto es mentira y digo mentira, en lugar de no es verdad, porque a estas alturas no creo en su ingenuidad. Yo soy tan representante del Circulo Podemos de Sigüenza, como usted, ya que lo único que me une al Círculo, es mi asistencia a las asambleas que puedo acudir y las ganas que tengo de que cambien las cosas para bien, en el lugar en que vivo, tal y como expuse en mi artículo de opinión.

En segundo lugar aclarar quien es quien, ya que aunque en Sigüenza nos conocemos casi todos, puede ser que algún lector no nos conozca, yo me presenté en mi artículo como un ciudadano de a pie, que vive en una pedanía de Sigüenza y ahora añado, que reside en dicha pedanía desde hace más de 10 años y que esa pedanía no es otra que Olmedillas. De usted don Gregorio, lo único que conozco y que me interesa, para no entrar en “los dimes y diretes”, es que no vive en Olmedillas y no sé, si tan siquiera en Sigüenza; que es alcalde pedáneo de Olmedillas, creo recordar, desde hace más de siete años, de cuya labor no voy a opinar de momento y cargo que ostentó y ostenta, durante los periodos de gobierno municipal del PSOE y del PP; que es Presidente de la Asociación Vecinal de Olmedillas, desde su creación hace más de seis años y de la cual yo fui secretario hasta el año pasado en que dimití para cumplir estatutariamente; que en dicha Asociación, usted no cumple sus Estatutos, por no convocar las reuniones anuales ordinarias, desde hace más de cuatro años y por no renovar los cargos de forma bianual como dictan sus estatutos y por último que es hermano de la Teniente Alcalde de Sigüenza.

Una vez hechas las presentaciones, dejo al libre albedrio de los lectores la valoración de su arbitraria y nada objetiva opinión. No tengo ningún inconveniente en debatir con cualquier persona que lo desee sobre política, debatir no polemizar, es más, creo que es de lo más sano en democracia, pero creo que un artículo de opinión no merece una respuesta, sino una reflexión. No obstantey al haber convertido usted una opinión en discusión o debate, he de hacerle una “enmienda” a la totalidad de su artículo, ya que escribe frases tales como: “estamos hartos de insultos, de descalificaciones” y yo le pregunto, ¿en dónde he insultado o descalificado yo a alguien en el artículo?, en ningún sitio, pero desde el punto de vista, de que podría haberlo hecho, tan solo hubiera ejercido un derecho, yo no descalifico a nadie, tan solo opino y valoro sus acciones de gobierno, que creo que estoy en mi derecho, ya que soy quien las sufre cuando son erróneas o perjudiciales para mis intereses, por el contrario, los que si descalifican e insultan, con total desvergüenza, son los partidos políticos que llevan las siglas, que usted defiende en su artículo. Otra “lo que queremos son soluciones y avances”, bonita frase, para al final contradecirse con su conclusión derrotista y conformista, “de la cruda REALIDAD, vivimos en un entorno socioeconómico que es el que es y como vemos es realmente mala…, por eso no debemos esperar recetas mágicas, ni soluciones espontaneas a nuestros problemas”. En otra “es muy fácil decir lo que todos nos gustaría oír…”, usted mismo escribe que ese discurso le hemos oído muchas veces y que casi nunca se ha cumplido, ¡efectivamente!, ese discurso ya lo hemos oído y precisamente de las voces de los partidos que usted defiende; para a continuación escribir “VAMOS, empecemos con el COMO, queremos saber COMO”, pues para ello y si tanto le inquieta, lo único que tiene que hacer es asistir a una asamblea del Circulo Podemos Sigüenza y participar en el COMO y su proceso, como estamos intentando hacer algunos ciudadanos que no nos conformamos con nuestra triste realidad.

En su artículo, usted intenta desvincular la política local de la nacional y autonómica y además las diferencia, como dos realidades políticas distintas, usted no sé cuántas realidades vive, pero yo y el resto de los españoles, la única que conocemos, es la que vivimos cada día y que está condicionada, por los asuntos, normas, leyes, etc. Que provienen de los gobiernos e instituciones locales, provinciales, autonómicas, nacionales, europeas y globales, con lo que cualquier influencia para poder cambiar las malas decisiones en cualquiera de esos ámbitos, que influyen en nuestras vidas, debe ser siempre controlado por la ciudadanía, no solo mediante el acto democrático de meter el voto en una urna, sino con la exigencia de cuentas y resultados de los que nos representan en esas instituciones, exigiendo a su vez su transparencia, cumplimiento de las leyes, Justicia, administración leal del Erario Público, etc. Cuestiones estas que contempla nuestra Constitución y que al parecer no se cumplen en su totalidad.

Al final de su artículo en su penúltimo párrafo nos marca el camino a seguir, indicándonos que “debemos compartir y apoyar las buenas ideas, pero sobre todo sin olvidar que Sigüenza es nuestra y somos nosotros quienes la construimos…”. He de responderle, que estoy de acuerdo en todo, menos en que Sigüenza es nuestra y le ha faltado incluir “todos nosotros” y sí sinceramente piensa así, le animo a ir a las Asambleas del Círculo Podemos, que tienen siempre sus puertas abiertas a los ciudadanos, para construir, proponer, participar y asumir el futuro democrático, que nos merecemos, ya que por el momento y visto lo visto, no creo que podamos construir nada todos nosotros, con la participación ciudadana que tenemos y nos permiten ahora en las Instituciones.

Y por último don Gregorio en su despedida nos resalta con mayúsculas “SEAMOS RESPONSABLES”, no sé con qué intención, si como declaración de intenciones para asumir sus responsabilidades en el estado de nuestra pedanía o para infundir temor en los ciudadanos que crean que se abre una esperanza, con un sistema más participativo, espero que sea la primera, porque de la segunda creo que hay que tener más temor a seguir como estamos.

Un cordial saludo.

Alfonso Guijarro Guerra

Escribir un comentario
Para hacer un comentario escribe tu nombre y correo elecrónico (este último no se mostrará publicamente). No se pueden incluir enlaces dentro de los comentarios. El mensaje no aparecerá inmediatamente sino después de su aprobación por parte del administrador con objeto de evitar el spam

Back to Top