Un retroceso para la enfermería y el sistema sanitario

El 23 de diciembre fue publicado en el BOE, el Real Decreto 954/2015 por el que se regula la indicación, uso y autorización de dispensación de medicamentos y productos sanitarios de uso humano por parte de las enfermeras/os, entrando en vigor, como es lógico, al día siguiente.

El borrador del texto, que había sido redactado y aprobado por el Consejo Interterritorial de las Comunidades Autónomas, Organizaciones Profesionales y el Consejo de Estado, fue cambiado con nocturnidad y alevosía el día anterior a ser aprobado en el Consejo de Ministros a finales del mes de octubre. Y como dice el dicho... donde decía digo..., tacharon y añadieron …un desatino.

El Real Decreto, como es obvio, es una norma de obligado cumplimiento en todo el territorio nacional, y si esperábamos que llegase para dar respaldo legal a las actividades que enfermeras/os llevamos asumiendo y realizando sin problemas desde hace treinta años, lo que nos encontramos es el ninguneo por parte de un gobierno que desprestigia, desprecia y desvaloriza a la profesión enfermera.

En un texto farragoso y lleno de despropósitos, tras las elecciones generales, el gobierno en funciones publicó un Real Decreto que lleva a la inseguridad jurídica de los profesionales universitarios de enfermería, ya que en estos momentos realizar muchas de las actividades que tradicionalmente hemos realizado de forma autónoma es considerado como intrusismo profesional, y por tanto,  penado por la ley. Para aquellas intervenciones de enfermería que conlleven la utilización de una pomada antibiótica, una vacuna u otra sustancia sujeta a prescripción médica, el usuario deberá pedir cita a su médico o pediatra para conseguir la orden de tratamiento y volver a pedir cita con su enfermera. Y “de oca a oca”... mientras pierde el tiempo y la paciencia.

Hasta fecha reciente, las vacunas se administraban al usuario siguiendo los protocolos establecidos y consensuados por las autoridades sanitarias. A partir de ahora, será obligatorio que usted acuda a su médico/pediatra que de forma individualizada se le indique la vacuna que se le debe administrar. De forma similar ocurre cuando un paciente acuda a retirarse el sistema de quimioterapia o para que le sea realizado el mantenimiento del reservorio del tratamiento anticanceroso, debiendo acudir con una orden escrita con su nombre y apellidos en la que se exprese, sin lugar a equívocos, las técnicas y los productos a emplear, algo que hasta ahora se realizaba a través de protocolos establecidos y consensuados por los profesionales sanitarios.

El Real Decreto nos obliga a solicitar del médico una prescripción individual para cada paciente en la que conste el diagnóstico, el fármaco o el tratamiento prescrito y el protocolo oficial en que se basan sus órdenes. De momento el gobierno de algunas Comunidades Autónomas, Organizaciones Profesionales y Sindicatos ya han interpuesto un recurso ante el Tribunal Supremo, pidiendo la retirada de este  Real Decreto que puede generar un gran perjuicio a toda la población y un claro  retroceso en el progreso del Sistema Sanitario Español.

¡Lo que sabemos no nos pueden quitar!

Juzguen ustedes mismos

Escribir un comentario
Para hacer un comentario escribe tu nombre y correo elecrónico (este último no se mostrará publicamente). No se pueden incluir enlaces dentro de los comentarios. El mensaje no aparecerá inmediatamente sino después de su aprobación por parte del administrador con objeto de evitar el spam

LIBROS A LA VENTA - ¡Novedad! - "Sigüenza, una larga historia", libro-cómic

Estos libros y además un montón de buenos libros de segunda mano a precio módico están aquí: 

Hoy han visitado este sitio: 141 // Ayer 172

Back to Top