Lun04222019

Last updateLun, 22 Abr 2019 9am

Back Está aquí: Home rapidas

Culmina la Semana Santa seguntina, resumen en imágenes

Resumen en imágenes de la procesión del Domingo de Resurrección, que transcurrió con frío pero sin lluvia. La procesión culminó con la quema del judas en el Paseo de la Alameda de Sigüenza. Ver: montaje de Juvencio Villarreal Mateos (JUVEN) sobre la SEMANA SANTA SEGUNTINA 2019

El dúo Contrafacta: Ingartze Astuy y Germán Torrellas actuó en la catedral de Sigüenza

No iba yo muy convencido a este concierto y salí exultante. Por el nombre del dúo no tenía noticia de ellos y de la música a interpretar, solo que era sacra. Bajo el título del programa de mano: “Aquella voz de Cristo, tan sonora”, reunieron 9 obras de los mejores polifonistas españoles del siglo XVI junto con el “Ave verum corpus” del inglés católico William Byrd y el “Sicut cervus” del italiano Giovanni P. da Palestrina, que interpretaron maravillosamente. Ingartze (soprano y vihuela de arco tenor) y Germán (contratenor y vihuela de arco bajo) forman dúo, pero para alcanzar las cuatro voces del canto polifónico tañen las vihuelas. No nos hablaron de ellas pero eran vihuelas de arco, que no violas da gamba, a pesar de su enorme parecido, estas aparecieron con posterioridad. El resultado es sorprendentemente armonioso y rico en matices. Yo era la primera vez que escuchaba esta combinación en estas obras, que sí conocía, y debo decir que me pareció perfecto. A falta de otras voces, solución, sustituirlas por los instrumentos.

El concierto fue en el altar mayor y tuvimos que esperar hasta que terminara una visita guiada para empezar (aceptamos la disculpa del Deán). Al estar el aire acondicionado un poco alto, los pobres músicos y sus instrumentos quedaran fríos (el público también), pero no impidió una buena ejecución y entrega para trasmitirnos toda la belleza de aquellas obras que recibimos como cálido aliento. Me emocionaron en más de una ocasión, sin duda por las composiciones propiamente, pero también por su interpretación. Las presentaciones antes de cada obra nos prepararon para recibirlas en la mejor condición, yo siempre lo agradezco, y así fuimos oyendo obras de Francisco de Guerrero, de Cristóbal de Morales, de Tomás Luis de Victoria, de Mateo Flecha, el viejo y una pieza anónima del “Cancionero de Palacio”, junto a las comentadas del inglés y el italiano. La voz de Ingartze sonó pura, cristalina, fluyó con enorme facilidad e interpretó estas piezas como una voz blanca. La de Germán (siendo bajo-barítono) fue de contratenor, muy encajado para empastar con la soprano (creo que el frío le fue afectando un poco a lo largo del concierto). Ambos muy pendientes en las afinaciones, comienzos y cierres. Buenas dinámicas y, aunque no lo sé, espero que el sonido llegara suficientemente al público que quedó por detrás de la reja (en el crucero). El silencio que se mantuvo lo largo del concierto invitaba a un mayor recogimiento (el frío también). La última obra, tras comentarla previamente e indicarnos que aunque pidiéramos propina nos harían mayor favor dejándonos marchar cuanto antes para tomar un caldo, fue una “ENSALADA” del grandísimo genio Mateo Flecha, el viejo. Este tipo de pieza es una mezcla de ritmos y textos (en latín, en valenciano antiguo y jerga afroamericana de los esclavos) que se sale de su tiempo. Se cree que Mateo, por muy breve tiempo, fue maestro de capilla de la catedral seguntina. Y de él, decidieron hacer “El fuego” en su versión completa (12 minutos), un atrevimiento de estos dos grandes intérpretes que resolvieron perfectamente dentro de la gran dificultad que supone (yo la he cantado en coro y lo sé). La ovación final fue tan grande que cabe pensar que algo de ello fuera para calentarnos todos las manos, pero realmente se lo merecían.

En resumen, el concierto perfecto para ese día y en ese sitio (a pesar del fresco), con músicos de gran trayectoria y enorme talla (como pusieron de manifiesto). Agradecer a Ingartze y a Germán ese rato tan íntimo y recogido. También a la asociación y al cabildo catedralicio.

Procesión de Lunes Santo en Sigüenza: de la Catedral a San Vicente

La procesión del Lunes Santo es uno de los momentos menos conocidos, pero más bellos y queridos por los seguntinos, de la Semana Santa. En la tarde de ayer, a partir de las 20:00 horas, con presencia del programa España Directo, de Televisión Española, el paso de la 'Adoración en el Huerto' y el 'Flagelado' fueron llevados a hombros por los 'armaos' desde la Catedral hasta la Iglesia de San Vicente. SALE LA PROCESION

La procesión fue acompañada por la Banda de Cornetas y Tambores de la Cofradía de la Vera Cruz y del Santo Sepulcro. Las notas de sus marchas procesionales acompañaron musicalmente la devoción y brillantez del momento.

Debido a la estrechez del trazado, en algunas de sus calles, el paso de los 'armaos' y los golpes metálicos que lo reinician cuando llega el momento de volver a cargar los pasos, subrayan la solemnidad del momento. LOS PASOS POR LA TRAVESAÑA ALTA

No hay constancia, con anterioridad a 1959, de procesiones en este día, puesto que, al menos, hasta 1955 se limitaban las funciones al rosario y ejercicio de la Pasión en la Catedral. El programa del año 1959 -aunque quizás uno o dos años antes ya se viniera realizando- recoge las nuevas procesiones que, desde entonces, han sufrido algunas variaciones en su recorrido y en los pasos que son procesionados.

El Lunes Santo se trasladaba el paso del 'Beso de Judas' (Prendimiento) y la Virgen Dolorosa desde las Ursulinas a la parroquia de Santa María por el Paseo de la Alameda, Humilladero, Valencia y Cruz Dorada. Y después se rezaba un rosario.

En la actualidad, como sucedía ayer, el Lunes Santo se trasladó desde la Catedral hasta la parroquia de San Vicente el paso de la 'Oración del Huerto', saliendo de aquella por la Puerta de los Perdones, y Plaza del Obispo Don Bernardo, dirigiéndose a la Plaza Mayor, subiendo por la calle de igual nombre hasta la Travesaña Alta, para finalizar su recorrido en la iglesia románica. A partir de 2015 se empezó a trasladar también a San Vicente el paso de 'Cristo atado a la columna' o la 'Flagelación'. El final de la procesión en la Iglesia de San Vicente es un momento de especial belleza, puesto que la entrada, en cuesta, y la altura de los pasos, obligan a sus portadores a un esfuerzo comedido para introducirlos en el templo románico. LOS PASOS ENTRAN EN LA IGLESIA DE SAN VICENTE

Durante la Guerra Civil fueron destruidos varios pasos de la Semana Santa doncelina que poco a poco han sido restituidos por la Cofradía. Uno de ellos es precisamente la 'Flagelación', “al que muchos seguntinos profesaban una enorme devoción”, resume Felipe Carrasco, su presidente. Por este motivo, la institución encargó su construcción a la prestigiosa Fábrica de Artemartínez, de la vecina localidad de Horche.

Los artesanos horchanos crearon un Cristo de tamaño natural, basado en un modelo anterior del taller, al que la propia Cofradía solicitó modificaciones, como la de la posición de las manos, para que se asemejara al perdido en la contienda. Está fabricado en madera exótica, procedente de Centroáfrica, un material de una enorme resistencia, que al mismo tiempo proporciona ligereza al paso. Pesa 140 kilogramos, a los que se añade el del sistema de iluminación. Es portado por seis costaleros, y, de acuerdo con José Antonio de la Concepción, Jefe de los Armaos seguntinos, la talla la llevan a hombros los más jóvenes, a modo de iniciación.

No pudo salir la procesión del Encuentro pero si lo hizo la del Silencio en el Viernes Santo seguntino

Después de que la procesión matutina de Viernes Santo no pudiera salir por la lluvia, habiéndose tenido que celebrar en el interior de la Catedral, y siendo la primera vez que la Banda de Música de Sigüenza tocaba en su interior, la Procesión del Silencio salía con normalidad, a partir de las 20:50 horas, en una fría y ventosa tarde-noche seguntina, pero sin agua.

2019 ha sido el tercer año en el que se ha celebrado la Ceremonia del Descendimiento, el que probablemente fuera el último auto religioso representado en la Catedral. 237 años después de que lo prohibiera el obispo, Juan Díaz Guerra, el día de Viernes Santo de 2017 volvía a representarse, algo que volvía a suceder en 2018, y ayer, día de Viernes Santo de 2019.

A continuación del Sermón de la Soledad, pronunciado por el párroco de San Vicente, Jesús Montejano, los 'armaos' eméritos Tomás y José Ortega, vestidos con túnica negra y faja roja, se encargaban de quitar los clavos de la talla del crucificado, bajar los brazos articulados, llevar a cabo el descendimiento propiamente dicho para meterlo en la urna, dando así comienzo a la Procesión del Silencio, que es sin duda la más solemne y concurrida de cuantas se celebran en la Semana Santa de la ciudad del Doncel. Mientras se llevaba a cabo, sonaba, en el gran órgano de la catedral, el Adagio de Albinoni, que tocaba Juan Antonio Marco, el organista de la Catedral. VER CEREMONIA DESCENDIMIENTO.

El Santo Sepulcro y la Virgen de la Soledad salían a hombros de los costaleros, precedidos por la banda de Cornetas y Tambores de la Cofradía de la Vera Cruz. En primer lugar dieron una vuelta completa por el interior de la Fortis Seguntina, para pisar el Atrio, a continuación, desde la Puerta de los Perdones. Los redobles y el metálico sonido de las señales que indican el movimiento de la procesión se sucedieron por las valles del Cardenal Mendoza y José de Villaviciosa, hasta llegar a la Ermita de San Lázaro. VER PROCESIÓN POR EL INTERIOR DE LA CATEDRAL.

En la puerta de esta Ermita -hoy de la iglesia del Asilo- los 'armaos' colocaron dos paños negros en el suelo, extendidos delante de ella, justamente donde José Antonio de la Concepción, jefe de 'armaos' detenía el Santo Sepulcro. Hecho el silencio, el hermano de vela a quien le correspondía por turno de antigüedad, Darío Puertas, dio tres golpes secos. Desde dentro preguntaron ¿Quién? Se contestó ¡Jesús el Nazareno, Rey de los judíos!, a lo que Darío Serrano, desde el interior del lugar replicó: ¡Que pase Jesús el Nazareno, Rey de los judíos! Abiertas las puertas se dejan depositados ambos pasos en su capilla, concluyó la procesión. Después los hermanos se reunieron en la colación en el Centro Cultural El Torreón. VER FINAL DE LA PROCESIÓN.

 

 

Comienzan los actos de Semana Santa en Sigüenza

El domingo 14 de abril por la tarde salió la procesión en la que los pasos son trasladados desde el local de la Cofradía de la Vera Cruz junto a la iglesia de las Ursulinas hasta la Catedral de Sigüenza. La procesión transcurrió por la calle San Roque y la calle Medina.