Vie09212018

Last updateVie, 01 Feb 2019 5pm

Back Está aquí: Home rapidas

Jornada de puertas abiertas y pasacalle de la Banda de Música de Sigüenza

Desde hace cinco años, la Banda de Música de Sigüenza tiene una original manera de presentarse al inicio del curso musical. A mediados de septiembre convoca una jornada de puertas abiertas en la que sale, en pasacalles, por toda la ciudad, para mostrar sus progresos pero, sobre todo, para recordar a seguntinos y seguntinas de todas las edades su presencia, y recabar nuevos músicos.

Así, a partir de las nueve de la tarde-noche, dirigida como siempre por Elisa Gómez, la Banda de Música comenzaba su recorrido, en la Plaza de Don Hilario Yabén, tocando el pasodoble 'El gato montés'. En cada parada, los músicos explicaron el papel que en la agrupación -y en el tema elegido- desempeñan los instrumentos que destacan en él. Allí, al pie de la calle Cardenal Mendoza, sus intérpretes hablaron sobre la trompeta y la trompa.

Una vez terminaron de hacerlo, para trasladarse a la siguiente parada, como harían después en el resto de las transiciones, interpretaron otro pasodoble, 'Alegría Agostense', de Juan Manuel Molina. Así llegaron a la segunda parada, en la plaza de Don Bernardo de Agén. Entonces hicieron un fragmento de la banda sonora de la película 'Cantando bajo la lluvia', y allí mismo, explicaron la función y el sonido de los clarinetes, un instrumento del que la banda está algo escasa, por lo que los músicos encargados de hablar sobre él, hicieron especial hincapié en su promoción.

En la tercera parada, junto a los arcos de la Plaza Mayor, hicieron lo propio  con el tema 'Banana Split', explicando entonces trombón, bombardino y tuba.   La cuarta, penúltima del recorrido,  tuvo como escenario la puerta central del parque de la Alameda. Allí la Banda hizo el pasacalles de Eugenio Gómez 'Despierta Susana', especialmente indicado para hablar sobre percusión. Y en la quinta y última, en la calle del  Humilladero, y después de tocar el célebre 'Amparito Roca', los protagonistas fueron flautas y saxos.

“Es una iniciativa muy bonita, una original manera de presentar a la Banda”, valora Sonsoles Arcones, concejala de Cultura del Ayuntamiento de Sigüenza, que además “da buen resultado, porque cada año nos sigue más gente, además de lograr también interesar a más personas”, añade Elisa Gómez. 

La Banda de Música de Sigüenza, que ya supera los treinta integrantes, tiene la intención de actuar en todas las fechas relevantes para la ciudad en el año musical. Después de seis años de actividad, la agrupación ha incorporado a sus filas a dos generaciones de prebanda que han terminado ya sus estudios musicales en la ciudad. En el año lectivo 2018-2019 comienza las clases una nueva generación de jóvenes músicos. 

Al final se sorteó una cena en el prestigioso restaurante guadalajareño Amparito Roca para dos personas entre los asistentes al pasacalles 

Sonia Bartolomé gana un pack turístico a Sigüenza en la V Carrera Nocturna Monumental de Almazán

La prueba forma parte de la iniciativa Red-Corriendo el Medievo, una saludable forma de unir turismo, gastronomía, arquitectura y deporte que propone la Red de Ciudades y Villas Medievales. Quienes participan en alguna de estas carreras entran automáticamente en el sorteo de un fin de semana en otra de las localidades de la Red, un premio que incluye una noche de alojamiento, una comida o cena y, claro está, una visita guiada para conocer la localidad elegida.

A lo largo de todo este año 2018, la Red de Ciudades y Villas Medievales está organizando carreras populares en las once localidades que forman parte de la Red, en la que es la segunda edición de la propuesta Red-Corriendo el Medievo, una saludable forma de unir turismo, gastronomía, arquitectura y deporte. Quienes participan en alguna de estas carreras entran automáticamente en el sorteo de un fin de semana en una de las localidades de la villa, un premio que incluye una noche de alojamiento, una comida o cena y, claro está, una visita guiada para conocer la villa elegida.

Hace unos días se celebraba en Almazán (Soria), la V Edición de la Carrera Nocturna Monumental Villa De Almazán, una de las pruebas que forma parte de la iniciativa RedCorriendo el Medievo. Organizada por el CD Globeros de Almazán, en ella participaron 300 atletas de todas las categorías (chupetines, junior, marcha y absoluta). Además de una participación récord de atletas, los adnamantinos siguieron masivamente la prueba, animando y jaleando a los corredores a lo largo del recorrido.

Entre todos los participantes de la V Carrera Nocturna Monumental de Almazán, la Red de Ciudades y Villas Medievales sorteó un pack turístico para dos personas, que en este caso van a poder disfrutar en Sigüenza. Le correspondió a Sonia Bartolomé Jiménez, y fue el alcalde de Almazán, José Antonio de Miguel,  en representación de la Red Medieval, quien le hizo entrega del premio.

La V Carrera Nocturna de Almazán se disputó sobre en un circuito urbano de 2,5 kilómetros en dos vueltas. Para la prueba popular, de Marcha, el recorrido fue idéntico, pero con sólo una vuelta. La prueba discurrió entre los principales monumentos de la villa adnamantina. Partiendo de la Plaza Mayor, Palacio de los Hurtado de Mendoza, Iglesia San Miguel y Ayuntamiento, llegaba hasta la Puerta de la Villa y Ermita de Jesús, para bordear después el recinto amurallado y la Ronda del Duero, seguir por el  Royo de las Monjas, Convento de las Clarisas e  Iglesia San Vicente, para continuar por la Plaza los Olmos y Centro Cultural Tirso de Molina, Puerta del Mercado e Iglesia de Nuestra Señora de Campanario, Iglesia de San Pedro, Puerta de Herreros, Plaza Santa María e Iglesia Santa María de Calatañazor. La meta estuvo instalada, igualmente, en la Plaza Mayor.

Sobre la Red de Ciudades y Villas medievales.

Red de Ciudades y Villas Medievales es una alianza integrada por nueve municipios de la Península Ibérica cuyo patrimonio medieval les confiere un atractivo turístico de primer nivel. La Red, que atraviesa la península de Norte a Suroeste, tiene como fin la promoción y difusión de estas localidades, en las que el medievo ha dejado su poderosa huella. Almazán, Ciudad-Rodrigo, Consuegra, Estella-Lizarra, Hondarribia, Jerez de los Caballeros, Laguardia, Manzanares el Real, Olivenza y Sigüenza en España, y  Marvão en Portugal integran esta unión de ciudades y villas que encierran imponentes paisajes, gastronomía y oferta cultural.

Entre los fines de la Red de Ciudades y Villas Medievales destaca la promoción turística y la organización de determinados eventos que permitan dar a conocer a un mayor número de personas estas localidades.

Uno de los objetivos marcados del proyecto es poner en valor la riqueza y variedad de recursos de unas localidades, que han sido escenario de importantes acontecimientos históricos, siendo su acervo cultural la marca por las que se las reconoce nacional e internacionalmente.

Campamento de inglés en Sigüenza

Por octavo año consecutivo, Segontiae ha celebrado el Sigüenza Summer Camp, del 22 de julio al 4 de agosto, dirigido por la seguntina Sonia Hernández. En esta ocasión han participado 70 alumnos. Se ha contado con profesores de distintos países de hablan inglesa de manera que los estudiantes han podido escuchar diferentes acentos. La programación ha consistido en clases de inglés por las mañanas y en distintas actividades (teatro, deportes, etc.) por la tarde y, para los alumnos residenciales, alojados en la residencia de El Oasis, actividades nocturnas. Se han realizado también dos talleres especiales, uno de astronomía y otro de interpretación del medio natural.

Se celebra el I Festival de Ópera de Sigüenza

El primer concierto contó con un marco maravilloso, pues se celebró en la Catedral. La Fundación Operística de Navarra preparó un programa titulado 'Plegarias en la ópera' que repasó momentos de diversas óperas en las que los personajes rezan a Dios. La soprano Elvia Sánchez-Luna, la mezzosoprano Ingartze Astuy, el barítono Carlos Andrade y el tenor José Francisco Balestrini, acompañados al órgano por Nino Kereselizde interpretaron con delicadeza y entrega las distintas obras seleccionadas. Todas ellas de gran belleza. Fue conmovedor el 'Ave María' de la ópera 'Otello', de Verdi; y, también el 'Inneggiamo, il signor non è morto', de 'Cavalleria Rusticana', de Pietro Mascagni, tema de gran fuerza y belleza.

El segundo concierto del I Festival de Ópera de Sigüenza que tuvo lugar el día 23 de agosto en El Pósito, llevó por título 'Música en el escenario'. La soprano Cecilia Lavilla Berganza y el barítono Luis Santana, acompañados al piano por Antonio López propusieron un viaje en el tiempo y el espacio. Transportaron al público hasta uno de esos salones privados en los que unos cuantos músicos pasaban agradables veladas interpretando bellas canciones, compuestas por los genios de la ópera. La audiencia tuvo la oportunidad de escuchar las canciones que resonaron en los delicados salones de los Schumman, de Pauline Viardot, o de Rosinni o Mendelsohn.  

Antonio López, Cecilia Lavilla Berganza y Luis Santana.

La primera parte estuvo dedicada a compositores españoles e italianos. Los artistas interpretaron tres nocturnos italianos de  Mariano Rodríguez de Ledesma. Se dice que Rodríguez de Ledesma es el primer compositor romántico español de la primera mitad del siglo XIX. Además de gran creador se dedicó a enseñar canto y publicó en diversos países una gran cantidad de canciones. A continuación, los intérpretes deleitaron a la audiencia con tres duetos italianos de Fernando Sor, gran compositor de música para guitarra, que también compuso temas para voz de una gran delicadeza, la misma con la que los ejecutaron los cantantes. Su compenetración trascendió hasta el público. De Gioachino Rossini  cantaron 'La pesca' y 'La regata Veneziana', con la coloratura tan característica del autor, que ambos intérpretes sortearon con naturalidad y notable seguridad. De Gaetano Donizetti eligieron dos temas algo más frívolos: 'L’inconstanza d’Irene', un tema delicioso; y la divertida 'I bevitori', en el que Cecilia Lavilla mostró su talento interpretativo no sólo en el canto sino también en simular el estado en que uno se encuentra cuando el vino se le ha subido a la cabeza. Tras el descanso llegó el turno para Félix Mendelssohn, compositor del que el repertorio elegido incluyó cinco temas muy hermosos en la tradicional forma alemana del canto de salón (lied). Con el primer tema del compositor francés Charles Gounod 'D’un coeur qui t’aime' llegó el delirio de un público ya entregado por completo a la belleza del concierto. La interpretación de ambos cantantes fue elegante y sentida. Siguieron otros dos temas más de Gounod hasta llegar al último compositor elegido para la velada, Camile Saint-Saëns, con dos canciones que contenían esa melodía francesa que acaricia nuestros oídos. Mención especial merece el pianista que acompañó a la pareja. El público que aplaudió con ganas cada uno de los temas y al finalizar, puesto en pie, reclamó un poco más. Y hubo más, tres propinas, en primer lugar 'No seas tirana', de la zarzuela de Asenjo Barbieri 'El barberillo de Lavapiés'. Después vino el 'Duetto buffo di due gatti' de Rossini y por último 'Pueblito, mi pueblo' del compositor argentino Guastavino, que conmovió especialmente a una de las asistentes al concierto, Teresa Berganza que había acudido para escuchar el recital. Antes de empezar  se le rogó que subiera al escenario y amablemente accedió. La gran diva de la ópera española dijo unas palabras con adorable soltura y saludó a los asistentes, que le devolvieron su gesto con un aplauso infinito.

Como cierre del Festival nuevamente la Fundación Operística de Navarra ofreció un recital de doce grandes temas, muy conocidos por el público. Los cantantes fueron los mismos que habían actuado en la catedral, a excepción de la soprano que en esta ocasión fue Eduvigis Sánchez, así como la pianista, que arropó en todo momento a los intérpretes, Alexandra Andreeva. Empezaron con un tema desenfadado de la estupenda ópera de Donizetti, 'L’Elisir d’amore'. Siguieron una serie de temas bien elegidos e interpretados, como el 'Vesti la giubba' de la ópera Pagliacci, de Leoncavallo, que el joven Ballestrini defendió con la fuerza y potencia que el tema requiere; o la famosa habanera de la ópera 'Carmen', de Bizet, que cantó con mucha elegancia Ingartze Astuy; o la famosa escena de seducción de don Giovanni, de Mozart 'La ci darem la mano', que escenificaron con intención y gracia Carlos Andrade y Eduvigis Sánchez, quien también pudo lucir su potente voz en el tema de la ópera 'La bohèmme', de Puccini, 'Quando men’vo'. Al final de la velada los cuatro cantantes ofrecieron uno de los cuartetos más hermosos de la ópera 'Bella figlia dell’amore', de Rigoletto, de Verdi. Se trata de una pieza complicada pues cada cantante entona una melodía distinta. Finalizaron con el brindis más famoso del mundo operístico, el de 'La Traviata', de Verdi. Los aplausos del público que volvió a llenar por completo la sala consiguió arrancar un bis. Fue 'O sole mio', una canción napolitana compuesta por Eduardo di Capua, que cantaron los cuatro juntos.

Los conciertos de los tres días registraron tres llenos sucesivos. “El listón está muy algo. Se nota que la ciudad tiene ganas de ópera. Agradecemos su implicación y magníficas interpretaciones a músicos y cantantes, y también, por supuesto,  a los amigos de la ópera de Sigüenza, que han apoyado la organización de este I Festival desde el primer momento”, valora Sonsoles Arcones, concejala de Cultura del Ayuntamiento de Sigüenza.

Asamblea Unión de Pela se vuelca con Fraguas

 La VII edición de ESPORA, el encuentro anual que organiza Asamblea Unión de Pela para tomar el pulso a la comarca y sus habitantes, se celebró el 25 de agosto y giró esta vez en torno al nombre de Fraguas, y lo que para todos nosotros puede significar. Fraguas fue deliberadamente despoblado, luego okupado por un grupo de jóvenes con el beneplácito de sus antiguos habitantes; y los okupantes denunciados por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, y sentenciados a penas de multa y cárcel por recuperar y revitalizar un enclave vacío y languideciente. Algo que, en opinión de la mayoría, va en contra de la imperiosa necesidad de repoblar y enriquecer nuestro territorio y que constituye, por tanto, una flagrante injusticia. La recaudación integra, incluidos los beneficios de buena parte de los puestos que compusieron el mercadillo, irán a parar a Fraguas para afrontar su defensa.

Comida campestre en la chopera de La Miñosa

En la asamblea, celebrada tras la comida popular (5 euros por cabeza, incluidas comida y cena) cada cual expresó sus preocupaciones y su opinión sobre este atropello a la sensatez y el sentido común por parte de una administración pública. Obviamente, todos estuvimos de acuerdo en que el proyecto de repoblación de Fraguas debe seguir adelante y que ninguna de las personas que tienen o han tenido que ver con él debe ser penalizada por ello, puesto que ningún mal se ha hecho. Todo lo contrario.

Actuación del grupo musical Las Cabreras.

Y tras la asamblea, la fiesta, la música, que nos acompañó amablemente a lo largo de la jornada de la mano de Dj. Resident, los talleres de ojos de dios de Esperanza, el de cerámica de Juan, el teatro de Jintxu y Mentxu, las actuaciones de Las Cabreras, Dani Cabezas, Menestra de Defensa y Desperdizio con sus sonidos punk. Por ESPORA 2018 pasaron entre trescientas y cuatrocientas personas, que apoyaron con su presencia y sus cuartos la batalla de Fraguas, que no es otra que la nuestra. El único incidente que reseñar es que a poco de entrar la madrugada se acabó la cerveza. Pero no por mucho tiempo…

Application 0.029 seconds (0.029); 0.42 MB (0.199) - afterLoadApplication 0.209 seconds (0.181); 2.03 MB (1.609) - afterInitialiseApplication 0.320 seconds (0.111); 3.58 MB (1.557) - afterCache