Gran afluencia de público en el Mercado Medieval de Tamajón

El Mercado Medieval de Tamajón acaba de celebrar la edición número XXIII a lo largo de un soleado fin de semana en el que la villa agallonera acogió gran número de actividades que completaban un programa de actos lúdicos y culturales diseñado para agradar al numeroso público allí congregado con motivo del evento.

Desfiles de tropas y músicos, teatro callejero, cuentacuentos y espectáculos de guiñol, visitas teatralizadas, espectáculos de aves rapaces y de lucha medieval o torneos medievales a caballo, fueron algunas de las actividades que se dieron lugar en un entorno que lucía sus mejores galas medievales para recordar el privilegio otorgado por el rey Alfonso X el Sabio en 1259 según el cual el monarca concedía “por hacer bien y merced a los hombres del Concejo de Tamajón, aldea de Ayllón (…) que hayan mercado cada semana, y sea el mercado el día del martes”.

Este mercado tuvo origen en 1992 con el hallazgo en el archivo local de Tamajón del documento original de concesión del privilegio y el subsiguiente trabajo de investigación para el desarrollo de la primera edición del evento 7 años después, convirtiéndose de ese modo el Mercado Medieval de Tamajón en el más antiguo de los mercados de este tipo de cuantos actualmente se celebran en la provincia y habiendo logrado la denominación de Fiesta de Interés Turístico Provincial.


Saludo a la naturaleza y denuncia

El Alcalde de Tamajón, Eugenio Esteban, fue el encargado de dar comienzo a los actos de la inauguración de la XXIII edición del Mercado Medieval de Tamajón y lo hizo con sendos saludos en verso tanto al pico Ocejón como al pueblo de Tamajón, a los que siguió una firme condena a la guerra que actualmente se está desarrollando en Ucrania.

No faltaron en las palabras del primer edil agallonero los agradecimientos a los miembros de la comunidad universitaria que a lo largo de más de dos décadas han estado investigando el patrimonio geológico, palentológico y arqueológico de la zona en un viaje que ha culminado con la inauguración hace pocos meses del Centro de Interpretación Paleontológica y Arqueológica (CIPAT).

En este sentido Esteban afirmó que de la mano de todos estos investigadores “hemos hecho un recorrido apasionante hasta llegar al CIPAT, que ya la mayoría de vosotros conocéis”. “El viaje continuará”, añadió.

Tras recordar las dificultades que a lo largo de la historia la zona atravesó y reconocer el privilegio otorgado por el rey Sabio hace casi 8 siglos como ayuda indispensable para el desarrollo desde entonces, Eugenio Esteban quiso recordar la gran cantidad de servicios de índole tanto municipal como privada con que actualmente cuenta la localidad, y denunció que el sostenimiento de dichos servicios no es asumido por todos los propietarios del modo en que deberían.

Para mantener estos servicios es necesario que los vecinos y los propietarios paguemos los impuestos correspondientes como aquí hacemos casi todos, y digo casi todos porque con los mayores propietarios de nuestro término municipal no ocurre lo mismo. En unos casos porque no pagan parte de lo que deberían pagar, son expertos en ingeniería económica, y ellos mismos promulgan leyes en contra del patrimonio municipal. Y en otros porque no pagan el IBI que les pertenecen por habérselos expropiado a sus legítimos dueños”, afirmó Esteban.

Montes de interés general, parques naturales, lugares de interés comunitario, zonas especiales de protección de aves… ¿Quién está en contra? Como es de interés general, ¿quién se va a oponer? Pero nuestros pueblos y nuestras gentes, ¿son de interés general?” Concluyó el Alcalde.


Tamajón: piedra y sabina

Tras la intervención del Alcalde tomó la palabra el Doctor en Biología y catedrático del Área de Antropología Física en el Departamento de Ciencias de la Vida de la Universidad de Alcalá de Henares Ignacio Martínez Mendizábal, que en un emotivo pregón revisó su relación de más de dos décadas con la localidad de Tamajón y los vínculos entre el agreste entorno natural de la zona y los pobladores de la misma, en una suerte de paralelismos que completaron un retrato de la sierra y de sus gentes.

Cuando llega el invierno crudo y despiadado a los campos de Castilla, las sabinas no tiran las hojas para demostrar que la vida existe, que se puede poblar en tierras duras, que hay que aguantar: nos hablan del valor y de la resistencia. Si uno labra la madera de la sabina descubre su beta preciosa”, comenzaba describiendo Martínez Mendizábal.

En relación a otro de los recursos característicos de la zona, el Doctor Martínez Mendizábal afirmó “la piedra de Tamajón se utiliza en construcción porque es realmente dura, aguanta la intemperie, soporta el peso de los edificios. Pero la piedra de Tamajón, como la sabina, tiene un alma noble y hermosa, porque puede ser labrada y si uno le dedica un poco de cariño y la trabaja se obtiene también belleza: dureza, resistencia y belleza. Eso son las sabinas y la piedra te Tamajón”.

Las gentes de Tamajón estáis hechos como la piedra de Tamajón y tenéis el corazón como la sabina porque también sois duros, sois fuertes, sois resistentes, y a poquito que uno dedique su tiempo para charlar con vosotros, también descubre esa belleza, ese cariño y esa gentileza que siempre prodigáis a los que pasamos por estas tierras”, añadió.


Un mercado con mucho sabor

Tras el pregón y la inauguración oficial, la música de los Gaiteros Mirasierra daba comienzo a un mercado medieval lleno de actividades para todos los públicos en el que no faltaron desfiles de artistas y músicos, teatro participativo, visita teatralizada a la exposición de instrumentos de torutra, teatro y espectáculos callejeros, demostraciones de vuelo de aves rapaces, combates entre caballeros y muestra de armas medievales, demostraciones de oficios, danza y música de antaño, dos torneos medievales realizados en la Plaza de Toros de La Carrasquilla y multitud de opciones de entretenimiento para los más pequeños, con teatro de títeres, cuentacuentos y pequeñas dramatizaciones en las que el público infantil compartió protagonismo.

Por supuesto no faltaron los puestos en los que artesanos cuidadosamente seleccionados y venidos desde diferentes puntos de la península Ibérica mostraban y ponían a la venta las mercaderías que elaboran, y entre los que se podían encontrar desde embutidos de Extremadura hasta productos de fibra de corcho elaborados en Portugal, pasando por artesanía de madera o forja, hierbas medicinales y especias de Andalucía u otros productos más de proximidad como elaboraciones en base a miel de la Alcarria y la Sierra Norte de Guadalajara.

Como complemento a las actividades propias del Mercado Medieval de Tamajón, aquellos que lo desearon pudieron acercarse al Centro de Interpretación Paleontológica y Arqueológica (CIPAT), ubicado entre el Centro Cultural y la Ermita de la Soledad, para allí poder admirar las exposiciones ‘Fósiles del Cretácico’ y ‘Piedra de Tamajón’ en una visita asesorada y asistida por un técnico municipal en virtud del convenio firmado entre la Universidad de Alcalá de Henares y el Ayuntamiento de Tamajón.

 

LIBROS A LA VENTA -¡nueva reedición del libro "Sigüenza, 1808-1815"!-

Hoy han visitado este sitio: 21 // Ayer 201

Back to Top