Detectando micromachismos en la vida cotidiana

Normalmente no damos la suficiente importancia a las acciones de dominio masculino en la vida cotidiana. Los micromachismos son maneras que los hombres usan para imponer a las mujeres sus propios deseos, intereses y razones habitualmente. No nos damos cuenta de lo importantes que son para perpetuar la violencia, abuso y control en la sociedad machista.

A veces no suponen mala voluntad ni son reconocidos, sino que son parte del proceso de “hacerse hombres” en la sociedad patriarcal. Otras veces se hace a propósito siendo conscientes de la acción que se realiza para obtener el control sobre la mujer. La mayoría de ellos son realizados sin darnos cuenta y muchos de ellos los hemos normalizado bastante hasta el punto de realizarlos continuamente.

Los micromachismos se alejan bastante de la violencia física, pero tienen las mismas intenciones: garantizar el control sobre la mujer y reducir los derechos y oportunidades de las mujeres.

Esta es la amplia lista de micromachismos que hemos conseguido detectar en los últimos días, en lugares como el instituto, en la calle o incluso en casa:

• Las chicas no podéis jugar al fútbol porque sois muy malas.

• En la excursión de fin de curso, nuestro profesor nos obliga a ir con vestido cuando vamos a la discoteca. Los chicos pueden vestir como quieran. 

• No pegues a una chica porque es más débil.

• Jugar con muñecas es de niñas.

• El lugar de la mujer está en la cocina.

• Yo quito la mesa mientras mi hermano ve la televisión.

• Hago las camas y mi hermano ve la televisión. 

• Las mujeres conducen peor que los hombres y mi padre no deja conducir a mi madre.

• En mi grupo de música la gente se sorprendía al ver que hay más chicas que chicos.

• A los chicos no les gusta la moda, es cosa de chicas.

• Los chicos no pueden tener peluches, es de chicas.

• Los hombres no lloran, lloras como una niña.

• Gritas y corres como una chica.

• El cuidado de los hijos es exclusivo de la mujer. 

• En un restaurante pido el menú y se lo dan a mi padre. 

• En el instituto las chicas no juegan al ping-pong o futbolín casi nunca.

• Al tender la ropa me preguntan porque lo hago si soy un chico. 

• Los símbolos de los baños representan a las mujeres con falda o vestido. 

• Me miran raro si digo que me gusta el maquillaje siendo chico. 

• La gente se extraña porque soy un chico y la funda de mi portátil es morada. 

Muchos de los micromachismos enumerados sin darnos cuenta ponen a la mujer en inferioridad de derechos y tienen lugar en el día a día en la sociedad actual. 

¿Qué pensáis? ¿Estas actitudes deberían cambiar? ¿Cómo podríamos reducir el machismo en la sociedad actual?

Nuestra opinión es que sí deberían de cambiar, dándonos cuenta y detectando cada uno de los micromachismos que realizan las personas y procurando reducirlo mentalizándonos de lo que son  y que los hay a montones. Tenemos que reducir la violencia de género para obtener una sociedad más igualitaria, y entre todos/as podemos lograrlo.

Espacio Jóven: Adalía Gómez Merino, Javier Rodrigo López, Iuliana María Ciudin, Nacho Caballero Albacete. 

Ilustración: Susana Gómez Culebras

Escribir un comentario
Para hacer un comentario escribe tu nombre y correo elecrónico (este último no se mostrará publicamente). No se pueden incluir enlaces dentro de los comentarios. El mensaje no aparecerá inmediatamente sino después de su aprobación por parte del administrador con objeto de evitar el spam

Back to Top