La Plazuela en las redesVideos de La Plazuela

El antiguo archivero de la catedral de Sigüenza, Felipe G. Peces Rata, acaba de sacar un nuevo libro y su contenido no puede ser más actual ya que versa sobre los pasos de la Semana Santa de la ciudad.

Ilustrado con fotografías antiguas y actuales, el autor analiza cada uno de los pasos que aparecen en las procesiones de Semana Santa seguntina. Indica lo que representa cada paso, su procedencia, su historia (algunos fueron destruidos durante la guerra civil y han sido recreados) y la fecha de creación así como sus denominaciones, añadiendo a la oficial el apelativo que le ha puesto religiosidad popular. Así por ejemplo Felipe Peces-Ratas nos ilustra que el primer paso: “la entrada de Jesús en Jerusalén” es llamado cariñosamente “la borrriquilla” o “el de la peseta” porque se adquirió por suscripción popular de “una peseta”. O por ejemplo, otro de los pasos, el undécimo, el de “la Virgen de la Alegría” es llamado vulgarmente “La torrendera”, porque habiendo terminado la abstinencia cuaresmal en el Domingo de Pascua de Resurrección, es el momento de comer “torreznos”.

La flagelación de Cristo.

Además se refiere en uno de sus apéndices a la Cofradía de la Vera-Cruz que se fundó en 1546 y a la del Santo Sepulcro, fundada en 1636, que ya unificadas en una con ambas denominaciones, se encarga de la organización de las procesiones de Semana Santa en la ciudad.

La crucifixión de Jesús a su paso por la plaza de D. Hilario Yabén. Semana Santa 1930.

También hay un álbum fotográfico sobre los pasos de Semana Santa aportado por Antonio Nicolás Ochaíta, Javier Munilla y Marina Ortego Carrascal.

Quema del Judas.

En el epílogo al autor afirma que los ciudadanos hacen las ciudades pero a su vez las ciudades modelan a sus ciudadanos y que “los seguntinos hemos sido modelados por Sigüenza y que estamos obligados a acrecentar su parte física y a velar por su espíritu” para terminar diciendo que Sigüenza siga siendo “la ciudad de Aristóteles, en la que la distancia entre dos puntos opuestos, sea susceptible de ser caminada por un hombre, y en la que todos sus habitantes se conozcan y se hablen”.

Jesús con la cruz a cuestas.

El libro se puede adquirir ya en librerías, papelerías y otros establecimientos de la ciudad.