Mesa informativa sobre el estado de los derechos humanos en Irán

En conmemoración del Día Mundial contra la Pena de Muerte (el día 10 de octubre), nosotros Fatemeh y Hussein, residentes en el Centro de Acogida de Migraciones de Accem Sigüenza y miembros de la “Asociación de defensa de los Derechos Humanos en Irán”, y como embajadores de nuestro país, queremos aportar nuestro grano de arena denunciado estas prácticas inhumanas. Con este motivo presentamos una mesa informativa en el Centro Cultural “El Torreón” en la que pudimos informar sobre la trágica situación de los Derechos Humanos en nuestro país a las personas que se acercaron hasta allí. Queremos ser el espejo de las injusticias del régimen de nuestro país y hacemos un llamamiento y un grito para acabar con esta práctica.

La pena de muerte en Irán es el castigo supremo. Es el segundo país después de China en número de ejecuciones.  Irán no  deja de ahogar a la disconformidad de las personas que se expresan pacíficamente. Muchos sectores se ven afectados: Políticos, periodistas, abogados, estudiantes, mujeres, defensores de los derechos humanos y artistas.

Irán es un país grande y diverso. Existen muchas minorías religiosas como los  sunitas o cristianos, minorías étnicas, grupos sociales, etc. Por desgracia, esta diversidad en muchas ocasiones está condenada. Muchas personas arriesgan su vida a la pena de muerte por el hecho de ser diferentes al patrón diseñado por el régimen iraní, y en ocasiones estas ejecuciones se llevan a cabo públicamente.

Podemos nombrar las famosas condenas de Sakineh Mohammadi Ashtiani, después de sufrir 99 latigazos por su relación “ilícita” con dos hombres, posteriormente, fue condenada a muerte, lapidada por adulterio y su complicidad en la muerte de su marido. También de Youcef Nadarkhani fue condenado en el 2010 por renunciar a su fe islámica.

Gracias al filtro de internet  a través de las redes sociales y la interferencia satélite, la libertad de expresión llega a la opinión pública y cada vez se está visibilizando más esta práctica diabólica.

El gobierno iraní reconoció públicamente en 2012 al menos 314 ejecuciones, pero la cifra es mucho mayor. Amnistía Internacional, a través de fuentes fiables, supo de 200 ejecuciones más. Solo en el mes de junio 80 ejecuciones se llevaron a cabo en 20 días.

Según el informe de Amnistía Internacional, con un  ejemplo muy ilustrativo del uso de la pena de muerte en Irán, cinco hombres árabes ahwazíes, activistas a favor de la minoría ahwazi de lengua árabe y que fundaron una organización llamada Al- Hiwar “El dialogo”, actualmente se encuentran en espera de ejecución. Algunos de ellos fueron obligados a confesar “crímenes” por televisión y luego se retractaron. El gobierno terminó ilegalizando esta organización.

También hay que destacar que, según el informe de Amnistía Internacional,  en Irán los presos en espera de ejecución pueden ser ejecutados casi sin previo aviso, las autoridades no necesitan informar a sus familiares antes de la ejecución y muchos de ellos carecen de defensa impidiéndoles tener un abogado. 


Fatemeh Tabe Bordbar, Morjan Tabe Bordbar,  Hossein Kefayat Haghighi,  Mehdi Sarhadi

Escribir un comentario
Para hacer un comentario escribe tu nombre y correo elecrónico (este último no se mostrará publicamente). No se pueden incluir enlaces dentro de los comentarios. El mensaje no aparecerá inmediatamente sino después de su aprobación por parte del administrador con objeto de evitar el spam

LIBROS A LA VENTA - ¡Novedad! - "Sigüenza, una larga historia", libro-cómic

Hoy han visitado este sitio: 22 // Ayer 322

Back to Top