Dom09272020

Last updateDom, 27 Sep 2020 5pm

Back Está aquí: Home El Secreto ¿Quién inventó el submarino? (7)

El Secreto

¿Quién inventó el submarino? (7)

En 1863 se presentó el submarino francés el Plongeur (“Buceador”) del ingeniero Charles Brun y el entonces capitán Siméon Bourgois. Se trataba de un buque militar y fue el primer submarino en estar dotado de un motor mecánico, accionado por aire comprimido, para los desplazamientos en inmersión.

Los depósitos de aire ocupaban la mayor parte del submarino. El funcionamiento del motor liberaba aire, aumentando la presión de la cabina, lo que obligaba a expulsar al exterior el sobrante; para lo cual la presión interior tenía que ser superior a la del agua. De modo que la presión del habitáculo era muy alta (mayor que la que soportaría un buzo en el exterior). Esta situación causaba problemas de salud, la temida descompresión, limitando la profundidad de acción. Además, al estar la cabina sobrepresionada, la diferencia de presión entre el aire de los depósitos y el aire de ésta disminuía, reduciendo la potencia del motor y, para colmo, iba dejando un reguero de burbujas que facilitaba su localización por el enemigo.

Tras cuatro años de tentativas tuvieron que abandonar el proyecto, pues no lograron la eficiencia del motor ni la estabilidad horizontal (trimado) de la nave, que presentabauna irritantetendencia a hundirse de proa.

Este fue el proyecto francés que compitió con el ofrecimiento de Cosme García Sáenz a la Armada francesa, y que fue preferido sobre el español por tratarse de un concepto más prometedor y avanzado.

Conrad Wise Chapman, Submarine Torpedo Boat. H. L. Hunley (1863). Fuente Wikimedia Commons.

Guerra de Secesión Americana (1861-1865)

Los ejércitos y armadas de los contendientes del norte (unionistas) y del sur (confederados) desarrollaron varios prototipos y modelos reales de submarinos, algunos de los cuales llegaron a entrar en servicio e incluso a hundir un barco enemigo.

En 1862 los unionistas botaron el USS Alligator, el tercer diseño de Brutus Amédée Villeroi, ingeniero francés al que ya habíamos encontrado en 1832 con su Nautilus [ver¿Quién inventó el Submarino?(3)], y que estando ya en EE.UU. diseñó y construyó el Salvage Submarine en 1859.

El Alligator era un submarino que desplazaba 250 toneladas métricas (Tm). Fue el mayor submarino construido en esa guerra. Al año de su construcción, en medio de una tormenta, el capitán del barco que lo remolcaba decidió abandonarlo ante el peligro de que lo arrastrara al fondo y se perdió para siempre.

Terminado de construir en ese mismo año, los confederados dispusieron del CSS Pionner, diseñado por Horace Lawson Hunley, James McClintock y Baxter Watson. Se trataba de un submarino de algo menosde 7Tm de desplazamiento, que tuvo que ser abandonado en el lago Pontchartrain cuando aún estaba en desarrollo, apenas un mes después de su entrega a la armada confederada, ante el rápido avance del ejército unionista sobre Nueva Orleans.

Junto al anterior, los confederados también probaron el Bayou St. John, submarino del que no se conocen muchos datos y denominado así por el pantano en el que fueron encontrados sus restos. Este modelo estaba dotado de timones de profundidad a popa.

Tras la toma de Nueva Orleans, el grupo de industriales confederados financiado por Horace L. Hunley se desplazó a Mobile, Alabama, donde probaron un submarino, llamado inicialmente Pionner II y más adelante American Diver al que trataron de adaptar alternativamente un motor eléctrico y uno de vapor. Ninguno de los dos intentos fructificó y tuvieron que volver a la propulsión manual. Durante una operación contra el bloqueo de la bahía de Mobile el submarino se hundió en un golpe de mar, felizmente la tripulación consiguió alcanzar tierra firme.

En el mismo año se presentó el submarino confederado H. L. Hunley, dotado de timones de profundidad a proa. Durante sus pruebas se hundió dos veces y fue reflotado, falleciendo en total 13 tripulantes, entre los que se encontraba el propio Horace L. Hunley.

El H. L. Hunley fue el primero y el único submarino de esta guerra que consiguió hundir un barco, la corbeta USS Housatonic, una noche de febrero de 1864. El coste fue muy alto, ya que decidieron poner bastante explosivo para lograr su objetivo y no les dio tiempo a huir a suficiente distancia después de activar el mecanismo de retardo, y el submarino se hundió con sus 8 tripulantes; morir matando.

En el año 1863 la Unión también contó con dos diseños avanzados, aunque no estuvieron operativos hasta finalizada la guerra. El USS Intelligent Whale diseñado por Scovel Sturgis Merrian, y construido por August Price y Cornellius Scranton Bushnell dotado de timones de profundidad a popa. No llegó a entrar en servicio, pues los constructores se pasaron la guerra litigando con el Estado por la propiedad de la nave. Fue el submarino más avanzado de todos los construidos en esa guerra.

El segundo diseño fue el Sub Marine Explorer, basado en un concepto previo de Van Buren Ryerson, diseñado y construido por Julius H. Kroel y Ariel Patterson. Ideado para la recolección de perlas, fue el primero en tener una cámara de alta presión; no obstante, no podemos considerarlo en puridad un submarino, ya que necesitaba un barco en superficie con una bomba que insuflaba el aire comprimido de la cámara, como cualquier campana de buceo.

Tampoco podemos considerar submarinos a la clase David, barcos torpedo sumergibles confederados que, con motor de vapor, se desplazaban a ras del agua de la que solo sobresalía la chimenea y colisionaban su torpedo de botalón contra las naves enemigas.

Todos los submarinos ideados y construidos en esta guerra tuvieron en común el casco metálico, la propulsión manual por medio de una manivela (o varias dispuestas en un cigüeñal) y el armamento: minas lapa o bombas (“torpedos” se llamaban entonces) en el extremo de una percha a proa (un botalón) que hacían explotar por colisión o de forma retardada junto al barco enemigo. Ninguno fue un submarino presurizado y los marineros sufrían la descompresión después de las inmersiones, más de uno falleció por ello. Algunos de estos buques contaban con timones de profundidad.

Como la velocidad y la profundidad alcanzadas por estos submarinos primitivos eran muy escasas, practicaban el ataque furtivo nocturno: se movían en superficie hasta que localizaban el objetivo, se sumergían y se acercaban al barco enemigo, abandonando el lugar marcha atrás y a todo lo que daba su escasa propulsión manual después de activar los sistemas de retardo de los explosivos, que eran necesariamente poco potentes para no poner en peligro la vida de los submarinistas.

Es fácil comprender que todos ellos eran más primitivos que el Plongeur (1863) y que el Ictíneo II (1865), ya que no contaron de un motor mecánico. Ninguno de los submarinos norteamericanos era de casco doble, ni superó los sistemas de renovación del aire, ni el sistema de inmersión del modelo de Monturiol; ni fue el primero de casco metálico, ni en estar equipado con timones de profundidad a proa, como el modelo de Cosme García (1857).

Luis Montalvo Guitart