Sáb05252019

Last updateMié, 22 May 2019 8am

Back Está aquí: Home La letra violeta ¿No eres un poco pequeña para hablar de feminismo?

La letra violeta

¿No eres un poco pequeña para hablar de feminismo?

Hace unos días, vi en la televisión que, por fin, La Manada sería llevada a los tribunales y en seguida comenté en voz alta: “Ya era hora, llevamos dos años esperando para esto”. Una mujer que había a mi lado me dijo: “Niña, ¿no crees que eres muy pequeña para opinar de estos temas?” Disculpadme, pero no sabía que había una edad para tener sentido común. Esto me llevó a pensar en las cosas que tenemos que soportar las mujeres diariamente.

Desgraciadamente todos, o casi todos los días una mujer es hallada muerta o maltratada por su pareja o expareja. Muchas mujeres han desarrollado un miedo terrible a ir solas a casa por lo que pudiera pasar, por no hablar de los famosos “piropos” que sueltan por la calle algunos hombres.

Ayer mismo, María Herrejón, una youtuber, fue perseguida hasta su casa por un chico inglés. El chico le dijo que quería entrar con ella a su casa para tomar una copa, y obviamente ella dijo que no, le cerró la puerta del portal en las narices y subió a su casa. Ella misma lo contó a través de las redes sociales y dijo: “porque el niño este era un pánfilo, pero si llega a ser un chico un poco más peligroso, a lo mejor ahora no lo estaba contando” o “cuento esto por todas las mujeres que no lo pudieron contar. Por favor si alguna mujer os cuenta alguna cosa de este tipo, no la llaméis exagerada porque, creedme, no lo está siendo”. Mientras veía eso, tenía el corazón en un puño. Se me puso hasta mal cuerpo. Y ahora tengo parte del miedo del que hablaba al principio.

Ahora, quiero que reflexiones. Imagínate, ir con miedo a casa, tener que avisar a todos que has llegado bien, aunque solo hayas ido al chino de enfrente a comprar el pan, ir por la calle y que te griten comentarios sobre tu físico, buenos o malos, o incluso llevar el 112 marcado durante todo el camino para que, cuando notemos algo fuera de lo normal, llamar enseguida. ¿No mola nada verdad? Pues esto es lo muchas mujeres sufren a diario. Y muchos casos, no acaban nada bien.

Quiero acabar este artículo diciendo que ojalá, dentro de muy poco tiempo, esto no sea más que un horrible recuerdo.

Carolina Marina Ciriaco

Carolina tiene 13 años y reside en Mandayona.