Sáb09212019

Last updateSáb, 21 Sep 2019 5pm

Back Está aquí: Home Salud Primeros auxilios: infarto de miocardio

Salud

Primeros auxilios: infarto de miocardio

El infarto cardiaco se produce cuando el riego sanguíneo de una de las arterias coronarias es insuficiente para mantener un aporte de oxígeno adecuado en las paredes del corazón, dando lugar a la muerte o necrosis de parte de las células del músculo cardiaco (miocardio). Las arterias coronarias pueden presentar algún estrechamiento congénito (de nacimiento), aunque en la mayor parte de las ocasiones dicho estrechamiento suele deberse a depósitos de grasa (ateromas) que las va obstruyendo de forma progresiva. Los factores de riesgo más importantes para que una persona sufra un infarto de miocardio son el abuso de drogas, la hipertensión, el colesterol alto, el tabaco, el alcohol, la obesidad, el sedentarismo y la edad avanzada. Sobre la edad poco podemos hacer, pero sobre el resto de los factores está en nuestras  manos comenzar a poner remedio a partir de ahora mismo. Los problemas congénitos de las arterias coronarias son difíciles de conocer, pero si sus padres o hermanos han tenido un infarto agudo de miocardio a una edad joven, debe informar a su médico de estos antecedentes con el objetivo de realizar un estudio cardiológico familiar

SÍNTOMAS DE INFARTO CARDIACO

En muchas ocasiones, los primeros síntomas (el día anterior) pueden pasar inadvertidos por ser insidiosos, poco específicos y de baja intensidad. En los hombres la señal de alarma más frecuente es el dolor de pecho, mientras que en las mujeres suele ser la sensación de falta de aire, náuseas, vómitos y ansiedad, pudiendo ser acompañados en ambos casos de pequeños desmayos o sensación de palpitaciones en el pecho. Las personas que acuden al servicio de urgencias en esta fase precoz son las que más posibilidades tienen de supervivencia, aunque por desgracia en muchas ocasiones no somos conscientes de lo que está ocurriendo y esperamos demasiado tiempo con la esperanza de que se pase poco a poco.

Debemos conocer que en el Infarto Agudo de Miocardio el dolor puede que no sea tan repentino y fuerte como para desplomarnos en el suelo, sino que comience de forma paulatina. Lo que conocemos como “angina de pecho” es el principal síntoma de un infarto cardíaco y proviene del término latino “angina” que significa ahogo, lo cual nos da una pista de lo que pueden ser los primeros síntomas. Pero vamos a describir los síntomas más frecuentes que nos pueden avisar de un infarto cardíaco:

• Presión, tensión o molestias intensas en el pecho que duran cinco minutos o más (como si tuviéramos un gran peso encima del pecho), que no se modifica con los movimientos musculares ni con la respiración.

• Molestias constantes en el centro del pecho sobre el estómago similares a una indigestión.

• Presión en el pecho que se refleja a los hombros, a los brazos, al cuello, a la mandíbula o hacia la espalda.

• Sensación de mareo, desmayo, sudoración o malestar en el estómago.

• Dificultad para respirar sin que exista una causa aparente.

• Ansiedad, debilidad, náuseas o cansancio inexplicable.

• Sensación de palpitaciones anormales sobre el corazón, con sudor frío inexplicable y palidez en la piel.

Si tiene alguno de estos síntomas durante 5 minutos o más, debe acudir o solicitar atención médica de inmediato. Solicite una ambulancia al 112 o pida a alguien que le lleve al servicio de urgencias más cercano. Nunca debe conducir usted mismo, ya que podría ponerse usted en peligro y también a otras personas.

Lo PRIMERO que debemos hacer:

1. Llame al 112 o al número local de emergencias con la mayor tranquilidad posible, facilitando los datos de identificación del paciente: el nombre, la edad, la dirección donde se encuentra, el número de teléfono desde el que llama o en el que pueden localizarles. La dirección es el aspecto más importante que precisan los servicios de emergencia, por lo que debe ser precisa y, en caso de no estar en un domicilio, dar los datos necesarios para la localización del lugar y de la persona.

2. Algunos pacientes que ya han tenido algún episodio similar es posible que lleven algún tipo de pastilla o spray de solinitrina. Le ayudaremos a encontrarlo y a que realice la técnica oportuna.

3. Si disponen de Aspirina (AAS), ofrézcasela para que la mastique y la trague con un poquito de agua, a menos que sea alérgico o que el médico le haya indicado que nunca tome este medicamento.

4. Si la persona está consciente ayúdele a que se siente o acueste, y le indicaremos que no camine o haga esfuerzos.

5. Si el individuo está inconsciente pero respira lo mejor es tumbarle de lado y vigilarle mientras llegan los servicios de emergencias. Desabroche su ropa si le aprieta e intente que el ambiente sea tranquilo y ventilado. ¡Mientras respire, el corazón está funcionando!

6. Si el individuo está inconsciente y deja de respirar, debemos pedir ayuda y comenzar maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP). La parada cardiorrespiratoria es la interrupción brusca, inesperada y potencialmente reversible de la circulación y de la respiración espontánea. Al cesar la función cardíaca, la víctima cae inconsciente y si no se actúa precozmente (antes de los 4 minutos), disminuyen las probabilidades de supervivencia y aumentan las posibilidades de que aparezca daño cerebral irreversible. Se realizarán ciclos de 30 compresiones torácicas y dos respiraciones boca-boca, de forma continua hasta que llegue ayuda. El operador del 112 podrá darle instrucciones sobre cómo llevar a cabo los procedimientos de manera adecuada hasta que llegue la ayuda.

7. Si existe un Desfibrilador Externo Automático a mano y la persona está inconsciente, enciéndalo y siga las instrucciones que el mismo dispositivo le irá dando con mensajes de voz. Es un aparato que está preparado para ser utilizado por personas NO ENTRENADAS y que ya está disponible en muchos lugares donde suele haber gran afluencia de público. No se preocupe, estos aparatos solo realizan la descarga eléctrica si el ritmo cardiaco del paciente lo requiere. La vida de este individuo puede depender de la rapidez en utilizar este dispositivo.

8. Mantenga la calma y tranquilice al paciente. Hable despacio, sin gritos y con amabilidad. El contacto físico (una mano en el hombro o una caricia en la cara o en la mano) puede ser muy reconfortante para el individuo que está muy angustiado.

Lo que NUNCA debemos hacer:

1. Esperar a que se pasen los síntomas solos o tomando alguna  medicación.  

2. Dejar sólo al individuo.

3. Dejar que haga algún tipo de esfuerzo, actividad física o conduzca un vehículo.

EN EL INFARTO EL TIEMPO ES ORO

Acudir a un centro de urgencias para recibir atención sanitaria lo antes posible es fundamental para sobrevivir y evitar las secuelas en un infarto de miocardio. En la actualidad existen medicamentos tombolíticos que permiten disolver los coágulos de las arterias coronarios si se administran lo más pronto posible tras el inicio de los síntomas y el diagnóstico médico de infarto. Las primeras horas tras el infarto es posible restablecer la circulación de las arterias dañadas por medio de dichos fármacos o mediante la dilatación de las mismas con muelles (stents), por lo que es fundamental la organización y la coordinación de todos los niveles asistenciales que intervienen en la cadena de supervivencia (Sistema Emergencias 112, Atención Primaria, ambulancias, helicóptero y Hospitales)

El Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), frente a un aviso de un posible infarto agudo de miocardio, pone en alerta el Código de Reperfusión Coronaria en Castilla-La Mancha (CORECAM). Este código es un procedimiento asistencial de ámbito regional que garantiza el acceso de todos los ciudadanos a las terapias de reperfusión coronaria en el caso de que presenten un infarto de miocardio, allá donde se encuentren dentro de la región y pudiendo acceder a él a través del sistema 112, los centros de Atención Primaria o los Centros Hospitalarios. Los objetivos prioritarios son la detección precoz la asistencia inmediata y el  traslado ágil y seguro, esté donde esté el paciente, a un hospital que pueda realizar un cateterismo de urgencia en un tiempo máximo de 90 minutos desde el diagnóstico de la situación a través del electrocardiograma. Próximo mes: heridas y hemorragias.

Evitar y controlar los factores de riesgo es fundamental para su corazón.

¡Póngase las pilas!