Regreso al campo, utopía y realidad

encuentrohontanillas105

Regreso al campo, utopía y realidad
Cuatro años de Encuentros entre pobladores rurales de Guadalajara

La primera causa de muerte no natural en España es el suicidio, por encima de los accidentes laborales, del trafico o de consumo de drogas. En nuestro país 3400 personas se suicidaron en el año 2009. En el fondo subyace un grado de insatisfacción estrechamente relacionado con la identificación de consumo y felicidad.

La llamada de la ciudad
La despoblación rural en Guadalajara, más concretamente en la Sierra del Ocejón, supuso la pérdida del 80% de sus habitantes entre 1960 y 1970. El abandono deliberado de los programas rurales, la expectativa de mejora de vida que se anunciaba en la ciudad, la infravaloración consciente de los oficios del campo, así como el pésimo impacto de la reforestación de pinos que plagó nuestra sierra (La reforestación de los años 70 supuso la expropiación o venta muy por debajo de su valor de tierras dedicadas a la agricultura y el ganado con una notable pérdida de biodiversidad autóctona) fueron las principales causa


Es sábado, 4 de julio de 2009. Estamos en Torremocha de Jadraque, donde hoy comienza una experiencia llamada a crecer y convertirse en referencia para la gente inquieta de la provincia. Bajo el auspicio de la asociación local Torremocha Punk Rock, y la colaboración de Ecologistas en Acción, Didesur, Muévete por un Mundo Mejor, el sindicato CGT, el colectivo Bajo el Asfalto está la Huerta de Galápagos y las asociaciones culturales Altrantán y Valle Ungría, nos hemos citado en el I Encuentro alternativo del mundo rural de la provincia de Guadalajara.
A eso de las once de la mañana, un nutrido grupo de personas venidas de cerca y lejos, de una quincena de localidades de la provincia, pululan ya por el pueblo husmeando y husmeándose. Será un día intenso de presentaciones, debates, propuestas, de puesta en común de expectativas y experiencias. Sabemos que la cita es necesaria e importante, que asistimos al inicio de un recorrido que ya va teniendo su pequeña historia. Hasta el punto que, a la cuarta edición, estos encuentros, celebrados cada año en una localidad diferente, fueron nominados en 2012 para el premio Mª José Gallego a la mejor conducta ambiental.
En torno a la mesa imaginaria de los debates campa la propuesta de crear una red compuesta por todos los asistentes, y abierta a los que aún no están. En ella se ubicarán las ilusiones, las experiencias, los deseos y las realidades de cada uno de nosotros, y a su través los enlazaremos en aras del bien común y la ayuda mutua.
La mayoría de los presentes ha optado por vivir en el pueblo, por zafarse del sistema basado en la cultura urbana; algo que no siempre resulta fácil ni satisfactorio. El mundo rural ofrece oportunidades que hay que aprender a ver, y carencias que hay que tratar de superar. A ello dedicamos la mayor parte de la jornada; así como a la exposición de proyectos, iniciativas y alternativas que consideramos sostenibles.IV Encuentro pobladores rurales
Cae la tarde, y sobre nuestras cabezas, ya saturadas, revolotean palabras y conceptos: agricultura y ganadería basadas en el respeto al medio, artesanía, turismo rural, internet, construcción con los materiales del entorno, asociacionismo, autosuficiencia... Más abajo, bajo una escueta arboleda, piden atención los puestecitos con las muestras de semillas de antaño, las gallinas autóctonas, las manufacturas, las hortalizas, el utillaje, las sabias lecturas, las harinas, las legumbres y otros productos ecológicos dispuestos a modo de mercadillo para la ocasión. Justo al lado, en el frontón, comienza a sonar la música. Muchos pasaran aquí la noche de acampada.
Hontanillas, 24 de julio de 2010
Esta pedanía de Pareja, otrora abandonada, y ocupada hoy por un puñado de familias que tratan de ser autosuficientes, acoge el II  Encuentro de pobladores rurales de Guadalajara. Esta vez nuestro número se ha doblado; nos acercamos al centenar y procedemos de 22 localidades distintas, que vamos señalando con chinchetas en un mapa. Bajo una gran sombra procurada por la enramada nos acomodamos y aprestamos a reiterar los temas que nos ocupan y preocupan. Hablamos de la conveniencia de conservar y apreciar la arquitectura rural, de los problemas del transporte en una zona tan despoblada; de que siempre es mejor no generar residuos que eliminarlos, de la contaminación y gestión de los acuíferos... Pero, sobre todo, de la necesidad de seguir creando esa red de apoyo y conexión entre nosotros, a través de la cual nos vamos conociendo y apoyando.
La Mierla, 1 de octubre de 2011
Vamos por el  III Encuentro. Esta vez nos hemos acercado desde 29 localidades. Ya tenemos un blog, rebosante ahora de contenidos. También tenemos a Jamacuco cuentacuentos, comida popular, como en anteriores ediciones, y debates, y música y fiesta. Así, hacemos un recorrido por los errores y desequilibrios de un sistema social basado en el consumo desenfrenado y el crecimiento infinito; algo de todo punto insostenible, pues amenaza con agotar los recursos naturales, de los cuales depende nuestra propia supervivencia. En este contexto, se sugirió la vuelta a las raíces, a la vida en comunión con la naturaleza, como medida para paliar este desenfreno. No se trata, por tanto, de crecer, sino de decrecer hasta alcanzar el equilibrio que nos permita vivir sin esquilmar aquello que nos sustenta: la tierra que habitamos.
El Ordial, 30 de junio de 2012
Más de doscientas personas, procedentes de una treintena de pueblos de la provincia, nos citamos en El Ordial para ahondar en nuestro empeño por labrarnos un futuro como pobladores rurales de Guadalajara. “Vida rural: utopía o realidad” fue esta vez el lema del encuentro. Pasar de una cosa a otra va a depender de la capacidad que tengamos para convencernos y convencer de que no se trata solo de una opción, sino de una necesidad. Las grandes ciudades oprimen, ahogan, hacinan, no están concebidas a la medida del ser humano sino del beneficio financiero y empresarial. La fascinación de sus lucecitas de colores solo puede mantenerse a costa de la esclavitud del consumo. Es como el tren de los hermanos Marx, al que hay que echar más y más madera para que continúe a toda velocidad, aunque para ello haya que quemar el propio tren. Si la vida Europea se generalizase necesitaríamos cinco planetas como el nuestro para mantenerla; siete si nos referimos al nivel de Canadá o EEUU.
A lo largo de estos años hemos debatido y puesto sobre la mesa un buen puñado de temas relacionados con las circunstancias del mundo rural. Entre ellos las oportunidades de empleo (que van más allá del turismo, los servicios, la hostelería, los retenes, la construcción, la asistencia a personas ancianas); la conveniencia de relacionarnos mediante el intercambio, la solidaridad, de independizarnos de las tramas de comercialización y consumo que nos atrapan, de la apuesta por los recorridos cortos, por lo local frente a lo global a fin de frenar la sangría del derroche. No hay conclusiones definitivas; solo caminos a recorrer. Este año volveremos a reunirnos en algún lugar de la provincia. Allí renovaremos, una vez más, la ilusión por construir un mundo mejor.
pobladoresrurales.wordpress.com
Juan de Ures

Escribir un comentario
Para hacer un comentario escribe tu nombre y correo elecrónico (este último no se mostrará publicamente). No se pueden incluir enlaces dentro de los comentarios. El mensaje no aparecerá inmediatamente sino después de su aprobación por parte del administrador con objeto de evitar el spam

Back to Top