Mié06192019

Last updateLun, 17 Jun 2019 7am

Back Está aquí: Home dopnion

La importancia del lenguaje

— Cuando yo uso una palabra —afirmó Humpty Dumpty con un tono de voz más bien desdeñoso- quiere decir lo que yo quiero que diga...., ni más ni menos.
— La cuestión —insistió Alicia— es si se puede hacer que las palabras signifiquen tantas cosas diferentes.
— La cuestión —zanjó Humpty Dumpty— es saber quién es el que manda...., eso es todo.

Alicia a través del espejo, Lewis Carrol.

Las polémicas alrededor del lenguaje tienen el mismo tiempo que el lenguaje mismo. Y no puede ser de otro modo, como intentaré demostrar en este artículo. La fuerza y el impulso de la lucha feminista ha conseguido cuestionar el uso del lenguaje castellano en lo que al género se refiere. Ya sólo preguntarse acerca de por qué hablamos como lo hacemos, por qué usamos unas palabras y no otras (y cómo los significados de las mismas van cambiando con el tiempo), o por qué la estructura de la lengua es la que es y no otra, es un objetivo loable en sí mismo. Sin embargo las feministas nos encontramos, cuando planteamos tales cuestiones, con torvas miradas, gestos de desconfianza y argumentos en contra poco elaborados pero aparentemente contundentes. El principal de ellos, condescendiente con nuestro trasnochado utopismo, consiste en afirmar que no es importante cómo digamos las cosas sino cómo pensemos y qué hagamos. Es decir, plantea que una cosa es el lenguaje y otra muy distinta nuestro modo de pensar y de actuar. Este artículo pretende desmontar tal pretensión. Aunque no hablaré de feminismo es esta lucha la que inspira la argumentación. Para que se sepa desde el principio, y para ahorrarle un mal empleado tiempo a cualquiera de los 293 votantes de VOX en Sigüenza. Nada más lejos de mi intención que engrosar más, si cabe, sus abultadas resmas de lecturas.

Que el lenguaje no es sólo la principal herramienta que utilizamos para comunicarnos sino que es, también, la única herramienta que tenemos para pensar es algo que ya hace años quedó fuera de la discusión académica, por incomparecencia de los detractores. Sencillamente no podemos pensar no verbalmente. Cada una en su idioma, faltaría más. La cuestión es que los modos particulares de un idioma, el significado que tengan en él las palabras y el universo de posibilidades que dicho idioma contemple determinan no sólo la comunicación sino el propio pensamiento, que suele ser (o debería de ser, intuimos) el germen de la acción. Numerosas obras sesudas tratan sobre este asunto, desde Wittgenstein hasta Chomsky. Su lectura es en verdad árida y pesada. Muchas páginas para demostrar algo que la observación de la realidad circundante nos confirma de modo aplastante: sólo a través del lenguaje puede el pensamiento abordar la realidad y por lo tanto en cierto modo la construye, no sólo la describe.

Una de las consecuencias de esta afirmación es que el lenguaje es también un campo de batalla en el que cada grupo social intenta imponer su visión de la realidad. Los mismos que dicen que no tiene ningún sentido pretender cambiar los modos del habla (por ejemplo utilizando indistintamente el femenino o el masculino como neutro) se esfuerzan con denuedo en introducir los giros lingüísticos, las palabras, los sentidos que mejor defienden sus intereses. A base de torticeros eufemismos, de la imposición de significados equívocos y de obvias manipulaciones lingüísticas intentan imponer un mundo, el suyo, y normalizar una barbarie, la de la realidad que padecemos. Saben perfectamente que el lenguaje construye el pensamiento. Funciona. Y luego dicen que el lenguaje no importa..... Vamos a los detalles.

Diario El País, 6 de Mayo de 2019: “El ejército reanuda los asesinatos selectivos de militantes palestinos”. Se refieren a Israel, claro. Relata la noticia un ataque aéreo a un coche en el que viajaban el presunto y no se sabe cuántos más. Israel asesina gente (llevan ya casi 400) sin proceso judicial alguno, y llevándose por delante a menudo a cualquier amigo, familiar o viandante que estuviese cerca. Pues resultan ser “asesinatos selectivos”.

Que es lo que hacen los estados democráticos, no van a matar así sin ton ni son. Aparecen en Google más de 60.000 resultados con esas palabras, pero siempre vinculadas a los mismos. ETA cometió 858 asesinatos, aproximadamente, cientos de ellos mediante un tiro en la nuca. Pero ninguno fue selectivo. Como vemos la selectividad o no del asesinato tiene poco que ver con su método o con el número de víctimas y mucho con a quién le queremos blanquear el historial y a quién no. Esta técnica de apostillar un concepto negativo para suavizar el crimen la encontramos por doquier: los ataques de los buenos son siempre “preventivos”; los malos matan civiles pero los buenos asumen apesadumbrados las “víctimas colaterales”; tiramos bombas, sí, pero siempre “inteligentes”, no como esas torpes y bobaliconas que emplean los malos. La sección de “internacional” de cualquier diario es una magistral lección del uso del lenguaje para encasillar a los países en buenos y malos, lo cual es curiosamente un reflejo exacto de quiénes son nuestros aliados y quiénes nuestros enemigos. Venezuela es siempre un “régimen” o una “dictadura”. ¿Han visto ustedes en la prensa alguno de estos términos asociado con Arabia Saudí? Arabia Saudí es la “monarquía saudí”. Se encuentra en el puesto 159 de 167 en el Índice Democrático de The Economist, uno de los más empleados, pero su posición es equivalente en cualquier otro. Es una de las dictaduras más autoritarias, machistas y retrógradas del mundo pero, ay, nos compran barcos y trenes; y tienen buenas relaciones con cierto español campechano..... La “monarquía saudí” frente a la “dictadura” de Maduro...... y luego dicen que el lenguaje no importa.

El campo económico se encuentra igualmente sembrado de ponzoñosas manipulaciones para justificar el saqueo generalizado. Eso de “privatizar” suena feo porque todo el mundo entiende que algo público, del conjunto ciudadano, pasa a ser privado, es decir de un puñado de ellos. Es mucho más pulcro “externalizar”, así nadie gana ni pierde. Si la economía se hunde no es tal, sino que afecta “crecimiento negativo”. ¿Habéis oído alguna vez hablar a algún político de “recortes” propiciados por su partido? ¡Son los otros los que hacen recortes!, lo nuestro son “reformas”. Si todos los bancos están entrampados hasta las cejas pues hacemos un “banco malo” con los pufos de todos ellos. Está claro que si ese es el “banco malo” los demás, que con sus quehaceres han generado el otro, han de ser todos buenos. Europa obligó a dilapidar el Estado Social de Grecia y lo presentó ante el decadente continente como una “reforma estructural” o como un necesario “ajuste”...... y luego dicen que el lenguaje no importa.

Ha sido interesante observar cómo la palabra “populista” ha mutado desde definiciones bastante estrictas en el ámbito de la filosofía política hasta un sinsentido en cualquier caso negativo que nuestros prebostes se arrojan recíprocamente. Al principio eran las izquierdas latinoamericanas; luego las izquierdas en general; poco después se empezó a incluir la extrema derecha, y hace unos días me regocijé con este titular, de El Mundo: “El PP pasa al ataque contra el ‘populismo de centro’”. Se refieren a Ciudadanos y la expresión es de Casado. ¿Alguien sabe a estas alturas qué demonios significa ser populista?. Simplemente ser de los malos para el que habla. No creo que haya un solo político que no haya sido tildado de populista por otro. “Populismo” es ya una palabra sin significado que sólo responde como arma ofensiva..... y luego dicen que el lenguaje no importa.

Ni siquiera la clerecía, a priori más ocupada en recogimientos y teologías, puede sustraerse de esta cósmica batalla. Vamos ya por 97 casos de pederastia sensu stricto denunciados en España (23 sólo en 2018, el ritmo de crecimiento es exponencial). En el mundo son Legión. ¿Cómo llaman a merendarse imberbes en la sacristía y aledaños? Pues nada, “conductas deshonestas”, “acercamientos impropios” y toda una retahíla de eufemismos poco comparables con sus contundencias acerca del matrimonio homosexual como una “amenaza contra la humanidad”, Benedicto XVI dixit, que con este olor a incienso me ha dado por los latinajos. Digo yo que sodomizarse mutuamente motu proprio, para ellos, o practicar el cunnilingus ad satietamem, para ellas, no es materia tan grave si es de común acuerdo. Pero ellos lo ven de otra manera, por el lenguaje que utilizan. Parece ser eso más reprobable que obligar (¡obligar!) a un púber a tocarte el nardo. Un leve “acercamiento impropio” no es cosa de qué preocuparse ante la severa mirada del Creador, pero con una “amenaza contra la humanidad” en el juicio final no te salva ni el bueno de San Judas Tadeo, celestial abogado de causas perdidas. Y luego van y dicen que el lenguaje no importa.

Espero que a estas alturas insistir más sea vano. Cada artículo periodístico, cada noticia en la televisión, cada anuncio publicitario, cada discurso personal en la academia o en el bar revela, a través del lenguaje, no una información neutra que se quiere transmitir sino un mundo que se quiere construir. Y en nuestras manos está utilizarlo, y cambiarlo, para construir el otro mundo que queremos. Claro que el lenguaje es un campo de batalla. Ellos lo saben. Sólo quieren que tú no luches.

Isato de Ujados
Comentarios, críticas y despellejes a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El C.D. Sigüenza termina tercero y con posibilidad de ascenso

El Deportivo no podrá ser directamente equipo de Primera Autonómica. Balona Conquense y Azuqueca ascenderán directamente, como primero y uno de los tres mejores segundos respectivamente. Los seguntinos deberán esperar a que los equipos que hayan acabado por delante en los diferentes grupos de Segunda Autonómica renuncien a las plazas que dan derecho al ascenso.

Por su parte, el Club Deportivo Sigüenza agotó las posibilidades deportivas en este tramo final de temporada con sendas victorias ante Dínamo “B”, Ibero Sport y Torrejón.

foto: CD Sigüenza - Dínamo B.

CD SIGÜENZA 4-0 DÍNAMO GUADALAJARA “B” (05/05/2019)
El Deportivo se impuso en la jornada 28 al Dínamo Guadalajara en La Salceda. Un partido de mucho control y dominio para los seguntinos en su casa ante un rival que vino solo con 10 jugadores y algunos de ellos pertenecientes al juvenil.

Juanfran fue el encargado de abrir la lata en el encuentro con una gran volea desde fuera del área. Era el minuto 15. Javier del Olmo en el 24’ ampliaba distancias para los arlequinados, en un encuentro lineal y sin aparente chispa. El ritmo lento y la falta de intensidad se impuso en el devenir del encuentro, en lo que fue un monólogo de los locales de principio a fin. David Santago logró meter el tercero para los suyos en el 52’ y Juan Campos redondeó el resultado en el 78’.

CD IBERO SPORT CF 0-3 CD SIGÜENZA (12/05/2019)
Tres puntos más para el Club Deportivo Sigüenza, que logró imponerse al Ibero Sport con tres goles en la segunda parte. Uno de esos partidos en los que toca remangarse y apretar los dientes en fases del encuentro. El Ibero Sport, proponiendo un juego de posesión, logro meter al conjunto arlequinado en su campo en los primeros 45 minutos. Los seguntinos aguantaron las acometidas de los locales hasta el descanso, que encontraron en Galán la mejor bomba de oxígeno para respirar ante la asfixia local.

Los cambios tácticos en el descanso dieron sus frutos y pronto el conjunto visitante empezó a hacerse con el control del partido. Claves fueron las victorias en el duelo aéreo y la presión alta en la fase de iniciación local. En el 64’ Juanbe, que adelantó su posición en un balón dividido, logró filtrar un balón a la espalda de la defensa donde estaba Quique, que no perdonó en el mano a mano con el portero. Un minuto más tarde Quique volvía a ampliar distancias en una jugada idéntica. La rúbrica definitiva al encuentro la pondría Juanbe en el 90’ con un gran testarazo en un saque de esquina.

CD SIGÜENZA 5-1 (3-0) CD TORREJÓN DEL REY (18/05/2019)
El Sigüenza logró terminar la liga con victoria ante un rival con el que perdió en la primera vuelta, el CD Torrejón del Rey (1-0). El conjunto torrejonero llegó a La Salceda a pasar un mero trámite, ya que sólo disponían de 10 jugadores para comenzar el partido. Juanbe enseguida puso el partido de cara con un gol de cabeza en un saque de esquina (1-0, 19’). En el 23’ fue Pablo Galán el que firmó un gran gol de jugada personal. El extremo arrancó en banda izquierda, sorteó a varios rivales y disparó al palo largo de la portería visitante. En el 44’ Rubén Pérez logró recortar distancias para los blanquiazules. Se llegó al descanso con 2-1 en el marcador.

El Deportivo siguió con la misma intensidad que en la primera parte. Pronto Quique (56’) pondría el tercer gol en el luminoso, después de una gran jugada entre Alejandro Contreras y Javier Ambrona, que dejaron solo al delantero seguntino para que marcase a placer. En el 61´Javier del Olmo marcó el cuarto batiendo por bajo al portero visitante y el juvenil Tudora haría lo propio en el minuto 71’ con una gran vaselina. El partido terminó antes de lo previsto ya que el conjunto visitante se retiró, alegando que no querían seguir jugando con 8 jugadores en el campo.

Esto supone una sanción para el Torrejón, con correspondiente multa. Así lo dice el artículo 67/68 del Reglamento Disciplinario de la FFCM (Federación de Fútbol de Castilla-La Mancha): ”PERDIDA DEL PARTIDO POR 5-1 y SANCION ECONOMICA ACCESORIA E por incomparecencia. Dado que así califica el artículo 68 del Reglamento Disciplinario de la FFCM la retirada del partido del club ahora sancionado, y encontrándonos por tanto ante una incomparecencia por mor del citado precepto legal que se remite al artículo 67, al encontrarnos ante una incomparecencia dentro de las 3 últimas jornadas, procede acordar igualmente la DESCALIFICACION del citado equipo, lo que ha de conllevar el que ocupe el último lugar de la clasificación y la imposibilidad de ascenso en las dos próximas temporadas”.

 

La España vacía y el infierno en la Tierra

Señores políticos capitalinos, la España vacía no existe. Dejen de vaciarnos, por favor. Aquí vive gente, se sorprenderían si lo vieran. A algunos, desde la distancia de sus torres urbanas de marfil, desde su comprensión de la realidad consistente en la suma de titulares cotidianos, les sonará extraño, pero hemos estado viviendo aquí, el infierno en la Tierra según todos los medios, durante los últimos 40 años. Los mismos durante los que ustedes han venido ignorando aquello que tantos servicios ha dado al poder. Es decir, a su poder.

El régimen, que no sistema político, "que nos dimos entre todos" en el 78 se creó bajo la supervisión de los cabecillas, residentes en Madrid, de unos nuevos órganos del Estado que hasta ahora no habían existido como tales en toda nuestra historia: los partidos políticos identitarios y estatales. En este régimen de poder, la masa, porque así se nos conceptúa en una tradición política que viene desde la segunda mitad del XIX, cuando nacen los partidos identitarios, aún no estatales; en este régimen, la masa, digo, ha de refrendar uno u otro de los bloques sin mediar previa palabra con el ciudadano mediante procedimiento formal, es decir, por pura identificación (de ahí el calificativo de resonancias fasciosas), como si de un equipo de fútbol o del cantante de moda se tratara, una relación puramente unidireccional y subordinada, en un plebiscito convocado cada cuatro años que lo único que pregunta en realidad, por si el lector no se lo había planteado, es sobre la continuidad del gobierno partidista anterior. Terminadas las votaciones refrendarias o plebiscitarias, jamás "elecciones" ya que no se elige nada (un plato combinado siempre lo combinan otros), el poder se concentra en la persona que encabeza el bloque ganador, de ascendencia siempre urbana por diseño obvio, no pintando nada en este estado de cosas la relación con los distritos electorales de los llamados diputados, que en realidad son exclusivamente los empleados del jefe del bloque de turno en las aún hoy día llamadas Cortes. Es decir, por pura definición, los cortesanos del jefe de facción, dueño absoluto de la sede del Estado.

Los llamados "constituyentes" fueron más allá, y no contentos con instaurar un régimen ajeno a la libertad política, quisieron añadir "estabilidad" intentando favorecer el burdo mecanismo de limitar las opciones, idealmente reducidas a dos, en reminiscencia del pacto Cánovas-Sagasta de 1885. No fuera a ocurrir que alguno saliese rana. El miedo a la libertad y no otra cosa es lo que ha dominado todos los cambios políticos de los últimos siglos en este país, y lo del 78 no fue ninguna excepción, impidiendo una y otra vez que sea el conjunto ciudadano dando un paso al frente, y no el poder establecido y miedoso, el que tome sus propias riendas de una vez como verdadero constituyente indiviso, es decir, no "partido", como correspondería a un sistema político de plena legitimidad democrática. En su demostrable ignorancia, como mínimo de las matemáticas elementales, aquellos artífices creyeron aquilatar ese principio turbio de estabilidad mediante una estructura premeditada de circunscripciones electorales en el que la creación consciente y por diseño de restos minoritarios, es decir, las provincias pequeñas, apuntalaran la ventaja de los mayoritarios, es decir, del bipartidismo. Como si no se supiera por teoría política o por simple comparación con lo ya vigente, cuarenta años tuvimos para estudiar otros sistemas ademocráticos semejantes implantados tras la segunda guerra mundial por toda Europa, que los regímenes de partidos por cuotas proporcionales tienden a la disgregación y a la multiplicación de facciones. Lo excepcional en España es que el bipartidismo haya durado tanto, posiblemente por motivos puramente idiosincrásicos, es decir, por esa herencia cainita nuestra, pero estaba claro que tarde o temprano esa alternancia perfecta de inspiración decimonónica se tenía que romper, y bastó una crisis de la economía como excusa para que aflorara el hastío de la sociedad hacia los políticos, que no son sentidos como representantes de nadie porque, efectivamente, no lo son, para que la disgregación, en una especie de huída hacia adelante del desinformado pueblo español, tuviera lugar y se instalara para quedarse (mientras perdure el régimen actual). Ahora que el pastel se divide en cinco trozos principales, el diseño trabaja a la contra de aquella "estabilidad" pretendida, aunque ya venía haciéndolo en realidad con los partidos regionales desde hace tiempo. En provincias pequeñas y con muy pocos votos a los que convencer, un diputado, es decir, hay que insistir, un empleado del jefe de Madrid, jamás de su distrito, por azares no tan controlados desde la las cúpulas partidistas relativos, por ejemplo, a la imagen personal del señor Cayo de turno o a otras circunstancias locales ajenas al discurso mayoritario, mediático y urbano, en un amago paradógicamente de lo más parecido a la representación que puede tener lugar en este sistema intrínsecamente no representativo, un diputado, digo, puede acabar cayendo en cualquiera de las cinco facciones aparentemente ya consolidadas en este momento, tomen las siglas que tomen como marca en el futuro. Es decir, el sistema al final ha acabado funcionando para apuntalar la implosión de los poco disimulados planes de aquellos genios de entonces que creyeron estar haciéndose un traje a medida, empeñados en sorber (sistema proporcional) y soplar (bipartidismo) al mismo tiempo.

De ahí, y no de otro sitio, viene el inédito barullo mediático reciente sobre la cuestión rural, en este país ausente de prensa libre, siempre escrita al dictado de los omnipresentes partidos: del repentino interés por las "provincias" y los "provincianos" de sus señorías capitalinas, demasiado parecido a lo del amor al tal Andrés. ¿Se imaginan lo que le pasaría a un diputado sujeto, en lugar de a las órdenes de quien le puso en la lista, a sus electores de distrito por mandato imperativo directo si no hiciera caso de lo que en el distrito pasa? En efecto, sería fulminado por sus electores de inmediato. Distritos uninominales por mayoría absoluta y con mandato inmediatamente revocable, es decir, un representante verdadero del elector en cada distrito, que tiene que escuchar y responder legalmente y en todo momento ante él, que tiene oficina personal en el distrito del que depende, que cobra (o deja de cobrar) directamente de ese distrito y no por gracia de un jefe que le puso en una lista a cambio de ser luego votado como presidente, miembros ambos, diputado y jefe, de una misma camarilla completamente ajena al ciudadano, organizaciones opacas y no controladas por el pueblo por mucha vestimenta de apariencia democrática que quieran mostrar en sus procedimientos internos y que al final siempre se demuestra falsa, como no puede ser de otro modo (ley de hierro de las oligarquías, Robert Michels). Es decir, en lugar de unas "cortes" que nos acercan más al antiguo régimen que al control del poder por el pueblo, una verdadera cámara de representantes legales que actúan bajo la espada de Damocles del mandato imperativo, o sea, de la obligatoriedad de cumplir lo apalabrado sin meter, por supuesto, la mano en la caja, y de la posibilidad de destitución inmediata por simple acuerdo de sus electores en el mismo momento en que ellos lo deseen, simplemente por haber sido defraudados en sus expectativas. Representantes a las órdenes de la nación, jamás a las de una cúpula faccionaria ajena al elector y remota en el espacio y en intereses al distrito. Eso es lo que le hace falta a la "España vacía", señores mandantes, que no mandatarios, de Madrid. Un sistema que iría a costa de su poder omnímodo, obviamente, nadie se extraña que ninguno de ustedes quiera hablar de esto mientras nos arrojan zanahorias cada cuatro años, más bien pocas y más bien pochas hay que decir. Tendremos que hablarlo los demás, es decir, el pueblo, la nación que algún día será constituyente, cosa que jamás lo ha sido en este país.

Porque, aunque aún no lo sabe, la representación verdadera y funcional también le hace falta al resto de España, a la parte masiva y mediatizada, la que no quiere venir a vivir al campo, apunten bien esta idea, señorías, si quieren comprender algo de lo que le está pasando a esa España que se empeñan en vacíar en sus discursos. Porque el campo es muy incómodo y hay que hacerlo todo desde cero, porque el campo es algo "como de la posguerra", un lugar de pintoresca miseria que nadie quiere para sí mismo aunque sí para usarlo, es el verbo correcto, el fin de semana, para pasear "en plena naturaleza", es decir, con barandillas, hagan el favor, y con la pauta bien trazada y señalizada, para tomar unas tapas en un escenario mejor cuanto más literalmente lo sea, es decir, cuanto más artificial y parecido a la urbe, lugares creados y no encontrados ni mucho menos descubiertos tal cual son, mucho menos respetados porque siempre quieren ser adaptados, remodelados, domeñados al dictado de una imagen que no es propia del sujeto activo sino implantada por quienes no han comprendido nada (nada más que su interés), siempre elaborada desde la predominancia sociológica de la gran ciudad, que es la que mueve masas y que es la más fácil de amasar, siempre completamente ajena a la realidad rural e incluso a la realidad misma. El campo idílico, bucólico y pastoril del fin de semana, es, no se cansan ustedes de ahondar en el estigma, partidos y medios, sea directa o subliminalmente, el mismísimo "infierno en la Tierra" en el día a día y, por añadidura, más valdría "urbanizarlo" para hacerlo "civilizado", que si no, claro, no se puede. Ya podrán intuir que con ello hacen flaco favor, y sigo aquí su concepción paternalista de las cosas, a ese campo que tanto, de repente, les preocupa ahora.

Ese y no otro es el origen profundo de la "despoblación", que es puramente sociológico, más que económico, no se equivoquen y no nos engañen más, en este país en el que la iniciativa y el pensamiento propios, imprescindibles para "dar el salto al campo", están ninguneados y apartados bajo la hegemonía cultural partitocrática, en el que, en esa forma de pensar colectiva cuidadosamente moldeada a lo largo de los años, cuando algo es bueno, jamás ha salido de la nación libre, que la nación no sabe aún ni lo que es eso, aunque lo sabrá, no lo duden, sino de la "gracia" que tenga a bien conceder el partido o facción de turno, en similitud de la pleitesía propia de otros tiempos. Reminiscencias que son parte, nos guste o no, de nuestro ethos como pueblo, cuya naturaleza profunda, herencia de al menos los 40 años anteriores al 78, pero resultado también del diseño de lo que vino después, cercena en general, al contrario de lo que pasa en parte de Europa (véase el campo de Francia o Inglaterra), el impulso exploratorio y de asunción de riesgos personales necesario para emprender una nueva vida fuera de las ubres acomodaticias de la gran ciudad. Por que sí, el mundo rural es difícil, no nos vamos a engañar, pero en absoluto imposible. Solo tienes que tenerle de verdad ganas. Si no, ya podemos seguir añadiendo siglas a la ensalada de letras de los ARI, ARU, FEDER, LEADER, PAC, etc, que se viene salpimentando desde hace tiempo en el guiso de ese tan propagandístico "desarrollo rural" y que han servido hasta ahora más bien para echar sal en las heridas ya que la lechuga de debajo, es decir, los pretendidos nuevos pobladores, sigue brillando por su ausencia, salvo honrosísimas y parcas excepciones que, además, suelen instalarse sin pedir sal ni albahaca: ya se la plantan ellos. Con condimento o sin él, la sociedad hegemónicamente urbana e ideológicamente urbanita prefiere no venir por pagos tan exóticos más que a recrearse en ese exotismo, y el domingo por la tarde a casa, es decir, a la caravana, ni hacer, en fin, ningún tipo de extravagancia ajena al guión. Insisto, apúntense el concepto, que es la clave. Malos mimbres en todo caso teniendo como tenemos una de las más bajas densidades poblacionales, hablo de la nación en conjunto, de toda Europa. Lo cuál, visto desde determinado punto de vista, sería en realidad un privilegio si no fuera por el exacerbadamente deficiente reparto que se hace de él en términos territoriales, cosa que tampoco ha sucedido completamente al azar, también hay que decir, desde el punto de vista de la planificación política del territorio (AVE, autopistas radiales, etc.) ¿O se piensan sus señorías que con sus novedosas propuestas para los proximos comicios, vistas y revistas una y mil veces, que ahora dicen que van a tener a bien conceder, trasplante de ideas de diseño urbano intrasplantables a la realidad rural más allá de aquel cuatrienal eco, siempre amortiguado como corresponde a su naturaleza, van a solucionar lo que no es más que el resultado del carácter en lenta evolución de todo un pueblo, producto de una herencia política que niega por diseño consciente el mismo espíritu de nación libre compuesta de individuos capaces, además de la pura y dura estructura demográfica paulatinamente apuntalada durante décadas por un sistema de infraestructuras contrario a todo lo que vienen a predicar ahora, de repente, cuando les mueve el miedo de no ser capaces de seguir sujetando ese estado de cosas que nos tiene atascados precisamente aquí? ¿De verdad quieren hacernos creer que son ustedes tan poderosos para cambiar de un plumazo, siempre en el nombre y por el bien de su pueblo agradecido, cosas tan firmemente instaladas sin que nada profundo, es decir, su capacidad de impregnarlo todo en esencia, cambie en realidad? Lo lamentable no es que ustedes se lo crean, que ya sabemos que no se lo creen. Lo triste será que lo sigan haciendo, a estas alturas, los "refrendantes".

 

Bachillerato

Ese riesgo del que nos avisan todas las personas más mayores que nosotros, y siempre decimos “bah no será para tanto”. Créeme, sí es para tanto.

Cuando pasas la ESO y llegas a 1º de Bachillerato las cosas no cambian mucho, quizás que tienes unos pocos más exámenes y poco más, realmente no se nota nada el cambio. Pero cuando llegas a 2º la cosa cambia completamente. Se resume en pasarte todas las tardes estudiando si quieres llegar a tener una buena nota y no dejar nada para el último día ya que, si lo haces, se te va a acumular todo el trabajo en masa.
Respecto al sueño. Ese término mágico va a desaparecer de tu vida, sobre todo en épocas de exámenes. Descansar es algo que 2º de bachillerato te

va a quitar y vas a ver como a medida van avanzando los meses, tu cansancio se va a ir acumulando a lo largo del año, y claro, las evaluaciones van a ir siendo cada vez más cortas, llegando al punto en el que la última evaluación puede llegar a durar solo un mes, cosa que te va a provocar tener sueño todos los días de la última evaluación.

Ahora te preguntarás, ¿se puede salir de este infierno? Sinceramente, sí, se puede salir. De hecho, el curso no es que sea realmente difícil, el problema es que hay que dar todo ese contenido en muy poco tiempo. Fíjate que el tiempo que tuvimos para dar el temario solo fue hasta antes de Semana Santa, ya que justo después comenzaban los exámenes finales.

Realmente el curso, aunque sea un infierno, se pasa rapidísimo. Hace nada estábamos en septiembre y ahora estamos a una semana de la famosa EvAU, que no es tan difícil como parece, ya que, quieras o no, al final te has tenido que estudiar todo para los exámenes finales, y en estas últimas semanas ya solo te queda repasar.

¡SUERTE!

Jorge Llorente Alguacil
17 años

Nomofobia

¡Hola queridos/as lectores/as! Un mes más, estamos aquí el equipo del Espacio Joven “la Plazuela” para hablar de un tema interesante: la nomofobia. ¿Y qué es eso? Os estaréis preguntando.

La nomofobia es una especie de miedo o fobia, como indica su nombre, hacia el hecho de estar sin teléfono móvil. Es, originariamente una expresión inglesa “no mobile-phone phobia”.

En Reino Unido se realizó un estudio en 2011con 2.163 personas y los resultados fueron que el 53% de los usuarios/as sufren un ataque de ansiedad cuando no encuentran el móvil, se quedan sin batería o no tienen cobertura.

La incomunicación nos puede llegar a producir una sensación de ansiedad que nos invade y nos hace desear intensamente el momento en que volvamos a estar conectados con nuestros teléfonos móviles.

Este tipo de adicción sin sustancia es más habitual en adolescentes, porque tenemos más necesidad de ser aceptados/as por los/as demás y estamos más familiarizados con las nuevas tecnologías. Además pasamos muchas horas conectados y desarrollamos nuestra identidad en las redes sociales (identidad digital).
Hay gente que no puede vivir sin su móvil. Algunas personas incluso pasan más de 5 horas seguidas conectadas a Internet. Pensareis que lo estamos exagerando, pero es la verdad, porque cuando estás con el móvil el tiempo pasa más rápido y no sabes lo que te pierdes al estar con él y eso es un problema. No decimos que esté mal usarlo pero con moderación y sólo cuando lo necesitas como para llamar y quedar, buscar información y cosas así, pero no para estar todo el día jugando y conectado a las redes sociales.

El juego que más adicción está creando es el Fortnite, seguido del Brawlstars entre otros. Una vez que “metes” dinero ya estás enganchado/a. Tenemos amigos que se han llegado a gastar 300 euros y lo que más nos impacta es que se sienten orgullosos de gastar el dinero en esas cosas.

Algunas personas piensan que no puedes sacar nada positivo de las nuevas tecnologías, pero... ¿realmente es así?

Nos referimos con nuevas tecnologías no sólo a teléfonos móviles sino a ordenadores, tablets...

A continuación, queremos ver el lado positivo de la tecnología si sabes usarla adecuadamente:

1. Puedes ser más sociable. Hablar con tus amigos, con tú familia…, pero nunca debes de dar tu número ni datos personales si no conoces a la persona, ya que puede ser algún fraude. ¡Cuida tú privacidad en Internet!

2. Puedes aprender. Realizar trabajos, mirar cosas que te interesen, buscar información, etc.

3. Mejora la calidad de vida. Gracias a esta necesidad se han inventado herramientas que mejoran aspectos fundamentales, como la salud, la industria y el comercio.

4. Las redes sociales. En primer lugar, fomentan la conexión entre personas de una forma más rápida y directa. Se han convertido en el espacio para generar interacción entre amigos/as y también entre empresarios/as y clientes. Eso sí, hay que saber utilizarlas correctamente.

5. Mejora la educación. Debido a que podemos usar las nuevas tecnologías para tomar apuntes, descargar libros, ver vídeos de algo que no hayas entendido al 100%..., etc.

Realmente vale la pena introducirlas para una nueva educación, en la cual estén implicadas, pero que tampoco se pierda el escribir y realizar apuntes y cosas al modo tradicional.

Algunos consejos para prevenir la adicción al móvil o nomofobia:
• No te obsesiones con conectarte a todas horas.
• Controla el tiempo que estás conectado/a.
• Sé consciente del número de veces que consultas tus aplicaciones.
• Antes de conectarte, piensa qué vas a hacer.
• Respeta horario de sueño, comida y obligaciones.
• Utiliza Internet como herramienta de ocio, pero márcate un horario.
• Busca alternativas a Internet para tu tiempo libre.
• Mientras estudias desconecta la mensajería y las redes sociales.
• Cuida tus relaciones sociales fuera de Internet.

Y si ya tienes un problema de adicción al móvil reconócelo, toma conciencia de las consecuencias, pide ayuda y déjate ayudar.

Creemos que la solución a éste y otros problemas asociados a las nuevas tecnologías es que recibamos una educación digital de calidad que nos ofrezca todas las ventajas y nos avise de los inconvenientes que nos podemos encontrar.

Adalia Gómez Merino.
María Rodríguez Sánchez
Nacho Caballero Albacete
Ilustración: Iuliana María Ciudin y Lucía Cortés Miguel

(El equipo Espacio Joven “La Plazuela” está formado por jóvenes de 12 a 16 años, si quieres formar parte pregunta en el CIJ “La Salamandra”. Ayto. Sigüenza)