La Plazuela en las redesVideos de La Plazuela

Al día siguiente partimos para visitar Bundiali, una vez allí, nos desplazamos para conocer al pueblo nómada Peules.

Casas fetiches en Bundiali

Estos nómadas que provienen de la zona de Niger y Malí, son musulmanes, y se diferencian físicamente de otros pueblos de Costa de Marfil, en que son muy estilizados y altos.

 

El pueblo nómada Peules.

Seguidamente visitamos el pueblo de Ndara para ver la danza de las vírgenes, danza muy atractiva, en que chicos y chicas danzan entre ellos en una especie de cortejo sensual y con mucho colorido.

 

Pueblo Ndara. Danza de las vírgenes

 

Al día siguiente partimos hacia Odienné. En el camino realizamos una parada en el pueblo de Kolia, donde vimos la danza de los cazadores tradicionales. Esta danza es la que menos nos gustó, ya que no había gente que animara, y la danza era muy rudimentaria, pero con instrumentos musicales con decoración moderna y conectados a unos altavoces. Llegamos a Odienné, y lo primero que hicimos fue visitar la mezquita de la ciudad. Una construcción preciosa de adobe del siglo XVII, en la que todos los años tienen que hacer reparaciones por la acción de las lluvias.

 

El autor con los participantes en la danza de los cazadores

 

Mezquita de adobe

Nos alojamos en el Hotel Sarah, lugar en el que, en la guerra civil de Costa de Marfil de 2010, se alojó el Cuartel General de los rebeldes. Nos quedamos con ganas de ir a varias minas de oro que están en los alrededores, y que nos costaba que podían ser visitadas.

 

Mercado de Man

Al día siguiente partimos a Man, durante el camino visitamos los pueblos Yacuba, Silakoro y Gboni, con sus casas de adobe y techo de paja en plena selva tropical. En todos estos pueblos tienen una especie de bosque sagrado en el que solo lo pueden pisar los muy iniciados en sus creencias.

 

Danza de la máscara zancuda.

 

 

En Silakoro, primeramente visitamos los peces sagrados, que en ese momento estaban en una charca pequeña, pero se les da de comer y se les respeta. Posteriormente nos presentaron la danza de la máscara zancuda. Esta danza se desarrolló en medio del pueblo y participaron todos sus habitantes, como espectadores activos, haciendo un conjunto precioso de integración. Danzan primero unos muchachos, posteriormente es una chica la que danza con otra mujer, en la que interpreta una especia de reina de la belleza y virginidad. Finalmente sale un iniciado con unos zancos enormes y una mascara con forma de ave picuda, y elabora una especie de saltos malabares, con ayuda de varios discípulos que intentan que si se cae, no lo haga directamente al suelo. El conjunto de la danza es precioso.

 

El autor en Man con monos sagrados.

Una vez en Man, visitamos, y dentro del bosque sagrado, a unos monos a los que se adora como si fueran almas de antepasados, a los que realizamos ofrendas de bananas. Posteriormente fuimos a ver la cascada de agua de Zadepleu. Por la época seca en la que fuimos tenía poca agua, se puede uno bañar, aunque el agua no se veía muy limpia, y en el camino a la cascada, las rocas grandes están pintadas de diversos colores, horroroso.

 

Cascada de agua de Zadepleu

Al día siguiente salimos hacia Gran Bassam, antigua capital colonial francesa. Por el camino hicimos dos paradas muy interesantes. La primera, en la región de Danané, visitamos Vatuo. Para ver el puente de lianas sobre el rio Cavally. Este puente es construido por una casta de iniciados llamados hombres araña, con el deber de realizar la tarea en una sola noche. Como el puente es sagrado, se debe cruzar descalzo, Antonio y yo lo intentamos pero las lianas se nos clavaban en los pies y no pudimos hacerlo. Vimos pasar varias mujeres, con kilos en la cabeza y bebes a cuentas sin ningún problema.

 

Puente de liana

La siguiente parada fue en una aldea Guro, para ver una demostración del baile Zauli. El baile se basa en un movimiento muy rápido de piernas mientras que la parte superior del cuerpo parece inmóvil o se desplaza sólo lentamente en horizontal, dando la impresión de que el danzante cuelga de su espalda y mueve los pies casi sin tocar el suelo. La danza es muy rápida y demuestra la fortaleza del hombre que lo ejecuta. La máscara siempre tiene colores chillones, así como el traje.

 

Danza Zauli

 

 

En cada aldea hay un danzante local, (siempre un hombre), que interviene durante funerales y celebraciones. Tradicionalmente, se ha creído que este baile da prosperidad a la aldea en la que se celebra, y también es percibido como un elemento de unidad entre los guro.

Restos de la ciudad colonial

Llegamos a Gran Bassam al atardecer, por el camino pudimos ver el enorme paseo marítimo y playas que une Adbijan con esta ciudad. La playa no esta muy limpia y no es muy aconsejable bañarse por el terrible oleaje que tiene. La ciudad fue la capital de la colonia francesa, hasta que una epidemia de fiebre amarilla hizo que trasladasen la Administración colonial a otra sede. Posee innumerables edificios coloniales, algunos de ellos restaurados, y declarado el conjunto Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco. La ciudad está dividida por una laguna, y un puente divide la ciudad entre el nuevo y el viejo Bassam. Varios negocios hosteleros, y edificaciones coloniales son propiedad de franceses. Visitamos un pueblo de pescadores asentado entre la laguna y el mar, y por la tarde fuimos a conocer la capital, Adbijan.

Laguna y playa de Gran Bassam.

Ver Viaje por el Golfo de Guinea 1

 

Viñeta

Archivo de humor gráfico:

• Galia

• JMC

 

 

 

Ediciones de La Plazuela - El Afilador

¡Nuevo!
Solo está disponible e-book.
Agotado